El Tajo sigue en peligro por el trasvase, pese a la protección del Supremo