J. Álvaro: "En los últimos años se está dando una explosión en el descubrimiento de planetas extrasolares"

J. Álvaro:

En 2018 la ciudad de Cuenca será la sede de una de las reuniones de aficionados más importantes en lo que a las ciencias del cosmos se refiere: el Congreso Estatal de Astronomía (CEA). En la que será la XXIII edición, la ciudad conquense se vestirá de largo para recibir del 1 al 4 de noviembre a unos 300 aficionados a la astronomía que compartirán con todo aquel que lo desee sus técnicas, sus resultados, o simplemente, sus inquietudes.

Los Congresos Estatales de Astronomía (CEA) son reuniones de astrónomos aficionados que se vienen celebrando cada dos años. Tienen tal importancia que incluso astrónomos profesionales asisten para tomar ideas. De hecho, la relación entre los amateur y expertos se consolida cada vez más, y en este tipo de congresos es donde surgen muchas de esas colaboraciones.
Para saber más de este congreso hoy entrevistaremos al Presidente del Comité Organizador del mismo, también Presidente de la Agrupación Astronómica de Cuenca “AstroCuenca”, Joaquín Álvaro Contreras, Astrofísico.

Es la primera vez que la capital conquense ejerce como sede para albergar un CEA. ¿Qué aporta la ciudad de Cuenca a este Congreso que no tengan otras ciudades?

Cuenca como ciudad tiene sus encantos, claro, pero lo mismo pueden decir otras muchas ciudades. Lo que sí puedo afirmar es que desde AstroCuenca hemos asumido con entusiasmo la responsabilidad y confianza que se depositó en nosotros en el último CEA para organizar el próximo Congreso Estatal de Astronomía. Para AstroCuenca es un reto importante puesto que los CEA son Congresos con una participación muy numerosa y cualificada, y el nivel alcanzado en estos 40 años de su historia obligan a responder adecuadamente a las expectativas en cada una de sus ediciones.

Sin duda la Astronomía tiene algo que a todo el mundo le provoca cierta curiosidad. ¿Qué tiene esta ciencia para suscitar ese entusiasmo?

Hay un componente en la Astronomía que no lo hay en otras ciencias y es, justamente, lo sorprendente que resulta este universo en el que nos hallamos inmersos, tanto en la escala espacial como en la temporal, así como la diversidad de objetos y procesos que en él tienen lugar. En principio el cielo puede tener un atractivo casi poético: siempre ha estado ahí y siempre hemos mirado al cielo, sorprendiéndonos de su aparente inmutabilidad, que ya para los clásicos les hizo pensar en el mundo de lo perfecto. Pero también siempre ha estado fuera de nuestro alcance. Salvo el entorno más cercano, casi como el patio de nuestra casa, todo lo demás, que es como decir todo, es inaccesible y no manipulable, a diferencia de los objetos de otras ciencias. Todo lo que hoy sabemos, o creemos saber, se basa en ‘la luz’ que nos llega y en la Física Teórica que la interpreta. Es natural que la gente, en general, quiera escuchar y saber lo que esta física dice al respecto.

XXIII CEA

Usted es astrofísico. ¿Cuándo se dio cuenta de que quería serlo?

La Astrofísica es una especialidad de la Física y hay tanta poesía en la primera como en ésta última. Quiero decir que hay la misma que en las Matemáticas o que en la Filosofía, y aunque para algunos, esto significa ninguna, para otros puede constituir la justificación de toda una vida. Yo sí me considero vocacionalmente ‘un físico’. Si tengo que buscar una razón por la que me especialicé en Astrofísica, quizás deba echar la culpa a la contemplación de un cielo especialmente limpio y sugerente que tuve la oportunidad de vivir durante algunos meses, cuando todavía era tiempo de tomar uno u otro camino formativo. Después trabajé en la investigación de la radiación cósmica, pero con el tiempo mis intereses fueron derivando hacia la Cosmología y la Física Teórica.

En este 2017 la Serranía de Cuenca obtendrá el certificado turístico “StarLight” de destino astronómico. Supongo que ese tema se verá reflejado en el CEA, pero ¿qué supone para la provincia de Cuenca la obtención de este certificado?

Un certificado StarLight es algo importante porque distingue de manera oficial un sitio con un cielo especialmente limpio y apto para la observación astronómica. Esto tiene consecuencias, claro, porque atrae observadores -turismo astronómico-, porque puede fomentar vocaciones… y sobre todo porque un cielo limpio es un patrimonio de la humanidad que no debería perderse. En este sentido, un destino StarLight no significa nada si no hay paralelamente un compromiso de las partes implicadas, especialmente los municipios y organismos competentes en el sitio, de preservarlo y mantenerlo así. Esto es, convertirlo en Reserva StarLight. El caso de Cuenca, como destino de cielo limpio por ahora, afecta a una zona muy extensa, casi toda la Serranía de Cuenca, lo que hace que sea un destino privilegiado de los pocos que hay en Europa. Y evidentemente el XXIII CEA será una buena ocasión para resaltar y dar a conocer esta circunstancia a la comunidad astronómica, que en definitiva será el grueso de ese potencial turismo astronómico y los mejores embajadores de nuestro cielo.

Jupiter como modelo de planetas extrasolares gigantes gaseosos

El planeta Júpiter fotografiado desde Enguídanos (Cuenca) || Créditos: Esteban García y José Miguel Navarro / AstroCuenca.

Como hemos dicho más arriba, en Cuenca existe una Agrupación Astronómica, “AstroCuenca”, que usted preside y que además es el organismo que está organizando el Congreso. ¿Quién puede pertenecer a esa agrupación y qué actividades organizan?

AstroCuenca es una asociación de aficionados a la Astronomía, surgida en Cuenca -de ahí su nombre-, como otras más de las muchas que hay en España. Cuenta ya con casi 20 años de existencia y es también socio fundador de la Federación de Asociaciones Astronómicas de España (FAAE). A ella puede pertenecer todo aquél que lo desee sin más requisito que solicitarlo. Nuestro ámbito es nacional, aunque la sede sea Cuenca, lo que quiere decir que no es condición excluyente no ser de Cuenca, (muchos de nuestros socios no lo son). El objetivo de una asociación cultural, y en concreto astronómica, es facilitar a los socios el desarrollo de su afición en el cauce de compartir recursos, información y actividades. Una de las actividades fundamentales en este caso son las observaciones astronómicas, que AstroCuenca desarrolla abundantemente a lo largo de todo el año. También las formativas, con cursos básicos de iniciación y otros avanzados como las jornadas otoñales que, bajo el título de ‘La Diversidad de la Astronomía’, venimos desarrollando todos los años y que ya vamos ya camino de la VII edición, con conferenciantes de primer nivel en el campo de la investigación de la Astronomía y ciencias afines.

Elegir fechas para un evento para el que todavía falta más de año y medio no debe ser fácil. ¿Por qué han elegido las fechas del 1 al 4 de noviembre?

Los CEA tienen periodicidad bianual, en parte por lo complejo de su organización. Las fechas elegidas para el XXIII CEA responden básicamente al criterio de mantener ese periodo desde el anterior Congreso, celebrado en septiembre de 2016, y saltar el periodo veraniego de vacaciones, más difícil para todos. Por otra parte los congresos y eventos de este tipo suelen concentrarse en los meses de mayo, junio y septiembre, fechas por tanto a evitar también de cara a facilitar la asistencia. Finalmente, al ser el día 1 de noviembre fiesta a nivel nacional, nos permite incorporar un día festivo ligado al fin de semana. No hay más razones, salvo si acaso, esperar un buen otoño con su paisaje espectacular en Cuenca para aportar más alicientes a los congresistas y acompañante.

Como hemos dicho, en estas reuniones es habitual la presencia de astrónomos profesionales. ¿Qué tiene el astrónomo aficionado que le resulta tan valioso al astrónomo profesional?

La distinción entre astrónomo profesional y aficionado es poco afortunada, o no especialmente relevante. Hay que tener en cuenta que muchos profesionales forman también parte de las asociaciones de astronomía amateur. Por otra parte las asociaciones cumplen una importante labor divulgativa, tarea en la que están implicados igualmente los profesionales. Esto supone que la confluencia de estos entornos, profesional y aficionado, sea amplia y cada vez más fructífera. Los CEA cuentan también con el respaldo de la SEA (Sociedad Española de Astronomía -profesionales-), que junto a la FAAE (Federación de Aficionados), integran la comunidad astronómica en España. Por otra parte, la labor del astrónomo aficionado es realmente interesante. Supone miles de ojos más observando el cielo habitualmente, con instrumentos modestos muchas veces, y otras no tan simples. De manera que es frecuente la catalogación de objetos pequeños, (asteroides, cometas…), por parte de estos.

En base a otras ediciones del CEA, ¿qué temáticas suelen tratarse y cuáles son las que más interés despiertan entre la comunidad de astrónomos aficionados?

Los CEA son los puntos de encuentro en los que se presentan temas de actualidad y trabajos en curso, desde la doble perspectiva, profesional y amateur. La temática es variada y cubre diferentes áreas, generalmente encaminadas al enriquecimiento mutuo de ambos planos: fotometría, espectrometría, radioastronomía, astrofotografía, etc… No hay que olvidar la calidad de la instrumentación que, incluso casi artesanalmente, son capaces de desarrollar los aficionados. Por otra parte la selección de ponencias y temas a tratar la realiza el Comité Científico, que se nombra con esta finalidad en cada CEA. En el caso del XXIII CEA esperamos tener formado este Comité en el primer semestre de este año 2017.

Aficionados al cine, música o deporte tienen un actor, cantante o deportista fetiche. ¿Cuáles son los fetiches de los astrónomos aficionados? ¿Y el suyo en particular y por qué?

No sabría qué contestar, quizás sería interesante hacer una encuesta… En mi caso yo diría que es ‘el cielo’, simplemente el cielo.

Trazos estelares

Trazos estelares tomados desde el Prado de los Esquiladores, en plena Serranía de Cuenca || Créditos: Esteban García Navarro / AstroCuenca.

“Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad”, decía Don Sebastián a Don Hilarión en La verbena de la Paloma. Mirando al futuro, ¿dónde se prevén los mayores adelantos en el campo de la Astronomía, digamos, en diez años?

En los últimos años se está dando una explosión en el descubrimiento de planetas extrasolares. Esto ha sido posible gracias al refinamiento de los instrumentos de observación, con sensibilidades cada vez mayores. De igual manera es ya habitual situar telescopios en el espacio con tecnología también cada vez más sofisticada y especializada, de lo que se beneficiará también la observación del cielo profundo. Esta tendencia continuará, indudablemente, y permitirá tener un conocimiento más preciso y detallado del universo en el que estamos. Pero si hay que hablar de avances significativos, de los que marcan época y cambian radicalmente nuestra visión del cosmos, hay que esperar de nuevo a que la física fundamental venga a decir algo concreto acerca de cosas como la materia oscura y la energía oscura. Estos son un ejemplo perfecto de la simbiosis entre Astrofísica y Física Teórica han sido las observaciones astronómicas las que han puesto sobre el mesa el reto de explicar qué cosa sean estos ‘oscuros’. Igualmente, si en un momento dado la Física consigue desarrollar una teoría cuántica de la gravitación, la Astrofísica tendrá nuevos fundamentos para entender cosas como el Big Bang o la naturaleza interna de los agujeros negros, por ejemplo.

Por último, ¿por qué cualquier aficionado a la Astronomía debería venir a Cuenca del 1 al 4 de noviembre de 2018?

Porque les esperamos, porque desde AstroCuenca estamos trabajando ya para que el XXIII CEA cumpla sus expectativas. En realidad no tenemos la necesidad de ‘vender’ el CEA. Quiero decir que no es algo que haya inventado ni propuesto AstroCuenca y que ahora tenga que promocionarlo. Nuestra Asociación simplemente ha asumido la responsabilidad de dar cauce a la demanda de la comunidad astronómica de este país, que es quien realmente está detrás de los CEA, y en consecuencia nuestro papel aquí es responder a la organización necesaria para llevarlo a cabo en su próxima edición. Desde esta perspectiva no regatearemos esfuerzos para hacerlo bien y esperamos cumplir nuestro cometido satisfactoriamente.

Imagen de cabecera: Nebulosa de la Trífida (M20) tomada desde Ayna (Albacete) || Créditos: Esteban García Navarro / AstroCuenca.

Antonio Pérez Verde
Responsable de Comunicación del XXIII CEA.

© Castilla-La Mancha Media 2018

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad