Olga Prieto Ballesteros: "cada vez que una nueva misión explora el sistema solar exterior, encontramos algo sorprendente"

Olga Prieto Ballesteros:

En esta segunda entrevista a miembros del Comité Científico del XXIII CEA quiero presentarles a Olga Prieto Ballesteros. Además de buena amiga, es una apasionada de la exploración espacial. Es especialista en satélites helados del sistema solar exterior, y su favorito -sin duda- es el satélite Europa de Júpiter. Está participando en el instrumento MEDA (Mars Environmental Dynamics Analyzer), la estación medioambiental que irá embarcada en el rover que la NASA tiene previso enviar a Marte en 2020 y en JANUS, una cámara óptica instalada en el orbitador JUICE de la Agencia Espacial Europea para investigar especialmente el satélite Ganímedes de Júpiter, además de Europa y Calisto, también alrededor del planeta gigante.

Conocí a Olga cuando me incorporé a trabajar en el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA) allá por 2007. Y aunque no pertenecíamos al mismo departamento, tanto ella como su grupo me hicieron sentir como en casa. Su pasión por la ciencia la noté en el mismo momento que visité su despacho: una pared llena de pósters, decenas de miles de folios apilados en sus mesas y rocas por todas partes. En su despacho notas como el trabajo de campo es algo habitual en ella. Sin duda, Olga es una de las grandes científicas del momento y lo está demostrando. Si tuviera que destacar dos adjetivos de ella creo que serían viajera y aventurera. Les dejo con la entrevista no sin antes decirles que se me hace extraño dirigirme a Olga “de usted” ya que es una persona muy cercana. No obstante, por coherencia con el resto de entrevistas y por respeto tanto a ella como a ustedes, me dirigiré a ella de esa forma. ¡Que disfruten de la entrevista!

Usted es experta en el satélite Europa de Júpiter. ¿Qué tiene Europa que no tengan otros cuerpos del sistema solar?

Europa es especialmente interesante porque tiene altas probabilidades de albergar ambientes potencialmente habitables en tiempos presentes. Todos los requisitos que la comunidad científica acepta como necesarios para originar y mantener la vida tal y como la conocemos (agua líquida, energía para mantener el metabolismo y elementos químicos esenciales para la biología) están en el interior de Europa, en reservorios que aún no sabemos bien cómo se distribuyen. A diferencia de otras lunas de nuestro sistema solar que también muestran evidencias de poder mantener océanos de agua, en Europa hay una interacción entre este líquido fundamental y la roca gracias a la actividad geológica que permite el intercambio de elementos y energía entre ambas capas y enriquece la solución en nutrientes.

Hace unas semanas la NASA puso fin a la sonda Cassini. Esta sonda se encontró con la sorpresa de Encélado. Por otro lado, la NASA está preparando la misión Europa Clipper para investigar el satélite Europa de Júpiter. Encélado y Europa comparten ciertas similitudes, salvando las distancias. ¿Qué se ha aprendido de Encélado para diseñar Europa Clipper?

El descubrimiento de la actividad de plumas o geiseres, que expulsan materiales endógenos por fracturas del hemisferio sur de Encélado tuvo un gran impacto en la comunidad científica planetaria. Estudiar las plumas es una manera fácil, directa y barata de medir la composición del interior de la luna. Este hallazgo, junto con las observaciones realizadas por el Hubble de posibles emanaciones en Europa, ha influido indiscutiblemente en la estrategia de exploración futura de Europa. Europa Clipper tiene instrumentos para realizar el estudio de la composición de la exosfera formada, y si hay suerte y coincide el paso de uno de los sobrevuelos por Europa con actividad de plumas, la misión estará capacitada para su análisis.

Sigamos con Júpiter y su sistema. Existe otra misión llamada JUICE de la Agencia Espacial Europea que se planea enviar en 2022. Tengo entendido que participa en el instrumento JANUS. ¿Qué se espera de la misión en general y de JANUS en particular?

JUICE (JUpiter ICy moons Explorer) se gestó tras varios intentos fallidos de la ESA y la NASA por colaborar en una misión conjunta. Al final JUICE y Europa Clipper volarán como dos misiones independientes de cada una de las agencias. JUICE realizará investigaciones sobre el sistema de Júpiter, con enfasis en Ganímedes como cuerpo planetario y habitat potencial. También observará Europa y Calisto para tener una visión completa del sistema Galileano. En cuanto al instrumento JANUS, éste es 1 de los 11 que llevará JUICE para cumplir sus objetivos. Es una cámara óptica para el estudio los los procesos y la geomormología global , regional y local de las lunas de Júpiter. Las medidas de JANUS permitirán un gran avance en el conocimiento de las lunas pues permitirá la cartografía con un detalle sin precedentes de las superficies. Tiene 13 filtros, un campo de visión de 1.3 grados y una resolución que en Ganímedes será de hasta 2.4 m por pixel.

XXIII CEA

Ha sido conferenciante varias veces en el Ciclo de Conferencias “La Diversidad de la Astronomía” organizado por Astrocuenca. ¿Qué destacaría de su paso por la ciudad conquense?

Por encima de todo, el gran interés científico de los miembros de Astrocuenca. Las veces que he podido participar en los ciclos de conferencias he disfrutado de discusiones sugestivas, dinámicas, y siempre en un ambiente muy agradable.

Usted se ha especializado en geología planetaria. Geológicamente hablando, ¿cuál es el objeto del sistema solar que más le sorprende?

Al margen de Europa, que me ha llamado siempre especialmente la atención por su condición de cuerpo oceánico y la intensa actividad que parece que ha sufrido, mi debilidad son los satélites de hielo, en los cuales procesos similares a los que vemos en los planetas terrestres se manifiestan a mucha menos temperatura afectando a materiales volátiles y formando estructuras que a veces necesitan ser analizadas desde ángulos diferentes a lo habitual para ser interpretadas correctamente. Hay que señalar que cada vez que una nueva misión explora el sistema solar exterior, encontramos algo sorprendente. La última muestra la encontramos en los últimos datos de la New Horizons sobre Plutón, que revelan una intrigante geología y topografía esculpida en hielos de nitrógeno, dióxido de carbono y metano que han cambiado de fase durante la evolución de este planeta enano.

La zona de habitabilidad es aquel lugar alrededor de una estrella donde la temperatura se sitúa entre 0º C y 100º C. Los hallazgos en Europa por parte del Hubble y en Encélado y Titán por parte de Cassini, han modificado el concepto de mundos habitables. ¿Cómo afecta esto a la definición de zona de habitabilidad?

El concepto de zona de habitabilidad surgió del campo de la Astrofísica, en donde se relacionaban parámetros medibles de manera habitual como la temperatura de una estrella y la distancia desde ésta a los planetas del entorno, y se relacionaba con la posibilidad de que el agua líquida fuera estable en la superficie de alguno de ellos. En los últimos años hemos aprendido que el estado líquido del agua puede mantenerse no sólo en superficie, y que la energía que llega de la estrella puede compensarse con otras fuentes de calor interno planetario de origen propio o por interacción gravitacional con cuerpos adyacentes. Los mundos oceánicos se han multiplicado al considerar estas alternativas.

Los análogos terrestres son lugares de nuestro planeta que tienen características que en cierto modo reúnen condiciones que se dan en lugares fuera de la Tierra. Algo así como un mundo extraterrestre en nuestro planeta. ¿Cuál es el análogo terrestre más completo que ha investigado?

No existe el análogo terrestre completo, pero condiciones parciales de los ambientes terrestres nos sirven para acercarnos a parámetros extremos de ambientes planetarios a los que no podemos acceder. Son especialmente útiles para mostrarnos los límites de la vida tal y como la conocemos. Seguramente no es el más completo, pero el ambiente que más me ha sorprendido es el de fondo oceánico donde la presión, la temperatura y la interacción agua/roca pueden extrapolarse a los mundos oceánicos. Resulta fascinante cómo estas variables se combinan de manera favorable para el desarrollo de la vida.

Olga Prieto Ballesteros

Olga Prieto-Ballesteros en la zona Cerro Caliente en Isla Decepcion (Antártida) durante una campaña para testear el instrumento SOLID (Signs Of LIfe Detector) en un análogo frío || Créditos: O. Prieto Ballesteros.

Usted trabaja en el Centro de Astrobiología y en algunas ocasiones ha dirigido visitas guiadas. ¿Qué es lo que más suele sorprender a los visitantes?

El CAB es un instituto que desde su nacimiento tuvo en cuenta la necesidad de la divulgación científica como parte de su idiosincrasia. Una gran parte de los científicos del CAB estamos comprometidos de una u otra forma con estas actividades, incluyendo las visitas guiadas al centro. Somos conscientes de que la exploración espacial y la ciencia del origen de la vida son temas que llaman mucho la atención a todos los públicos y es una gozada ver cómo al llegar los niños abren los ojos como platos para saber más de Marte, de los exoplanetas o de los instrumentos que van al espacio. Sin embargo, posiblemente lo que más les sorprenda sean los propios científicos que cuentan la visita.

¿Cuándo comenzó su interés por la ciencia?

No recuerdo NO haber tenido nunca interés por la ciencia.

¿Cuál ha sido para usted el científico más relevante de la historia y por qué?

¿Darwin? ¿Wegener? ¿Einstein? ¿Oparin? Aquellos científicos que son capaces de romper un paradigma son relevantes en la historia de la ciencia. Sin embargo, merece la pena reivindicar a los investigadores anónimos que trabajan detrás de las mentes que hemos ensalzado, y que no han sido justamente valorados. Seguramente sin esos grupos científicos que han quedado en segundo plano, algunos logros relevantes no habrían sido conseguidos.

¿Qué es lo más valioso de un astrónomo aficionado?

Una curiosidad inmensa por el Universo… y supongo que el café (risas).

El XXIII CEA es una reunión de astrónomos aficionados al que pueden asistir todo tipo de personas que sientan cualquier tipo de interés por la Astronomía. ¿Qué argumento le daría al que todavía tenga dudas de asistir?

Animaría a todos los aficionados a la Astronomía a asistir pues este tipo de reuniones son muy valiosas para fomentan el contacto entre los participantes, sean o no profesionales del campo, promueven el intercambio de experiencias de observación y de nuevas actividades entre agrupaciones y permiten la participación en discusiones científicas. Y además, ¡es en Cuenca!

Olga Prieto Ballesteros nació en Madrid. Es doctora en Geología Planetaria y Directora del Departamento de Planetología y Habitabilidad del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA).

Antonio Pérez Verde
Responsable de Comunicación del XXIII CEA

Imagen de cabecera

  • Imagen que muestra la apariencia real de Europa, satélite de Júpiter, en color real || Créditos: NASA / JPL / DLR (Ampliar imagen).

© Castilla-La Mancha Media 2018

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad