Cinco puntos a evaluar para recuperar a Opportunity

Cinco puntos a evaluar para recuperar a Opportunity

El rover Opportunity de la NASA lleva en silencio desde el 10 de junio debido a una tormenta de polvo global en Marte que lo ha envuelto por completo. De este modo, el rove ha dejado de recibir luz solar y no ha podido recargar sus baterías. Ahora con la tormenta en sus últimas fases, los cielos pronto podrían despejarse. Es el primer requisito para volver a establecer contacto con el rover, que no sabremos su verdadero estado de salud hasta que nos diga algo, en el mejor de los casos. En el peor de las situaciones, el rover habrá cesado su actividad por no haber soportado la tormenta.

Sin embargo, el equipo de científicos del rover piensa que hay razones para el optimismo: tras realizar varios estudios sobre el estado de sus baterías antes de la tormenta y las temperaturas en su ubicación han visto que la salud de las baterías es relativamente buena, con apenas degradación. Esto quiere decir que aunque el rover no haya podido recargarlas, en cuanto salga el Sol se recargarán sin demasiado problema. Además, las tormentas suavizan las temperaturas que se dan normalmente: más frescas durante el día y más cálidas por la noche. Esto unido a que la tormenta se ha producido a la entrada del verano marciano, hay posibilidades reales de que el rover despierte (Puedes hacer el seguimiento de las comunicaciones aquí).

Sabiendo esto, los miembros del equipo de la misión tienen cinco puntos a examinar para recuperar la señal del rover. Son los siguientes:

1) Un “tau” por debajo de 2,0

Las tormentas de polvo en Marte impiden que la luz del Sol llegue a la superficie. La medida que cuantifica la opacidad de la atmósfera la da el valor de “tau”. Cuanto más alto es tau, menor es luz solar disponible. La última medida enviada por Opportunity fue de 10,8 el 10 de junio cuando una tau promedio sin tormenta en su ubicación, suele ser de 0,5. Los ingenieros de la misión predicen que Opportunity necesitará una tau inferior a 2,0 para que pueda recargar sus baterías. Una cámara de gran angular en el MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) de la NASA observará cómo las características de la superficie se vuelven visibles a medida que los cielos se despejan. Eso ayudará a los científicos a estimar el valor de tau.

2) Enviar señales a Opportunity

Varias veces por semana los ingenieros de la misión utilizan las antenas de la DSN (Deep Space Network) de la NASA para intentar comunicarse con Opportunity. Para ello hacen “ping” al rover en los momentos en los que el rover debería estar activo y luego buscan señales de respuesta. Además, los radiocientíficos del JPL graban cualquier señal de radio procedente de Marte para buscar señales que tengan la firma de Opportunity.

3) Respuestas automáticas del rover

Cuando el rover Opportunity experimenta un problema, entra en un “modo a prueba de fallos” donde toma medidas automáticamente que lo intentan mantener a salvo de cualquier percance. El equipo de ingenieros está preparado para recibir respuesta de tres de estos modos:

– Fallo de baja potencia: se supone que el rover entró en modo de baja potencia poco después de comunicarse el 10 de junio. Opportunity hubiese entrado en modo hibernación, asumiendo que despertará y enviará una señal avisando que está despierto cuando la luz solar recargue las baterías.

opportunity

– Fallo de reloj: Si hay un error en el reloj interno del rover, no sabe cuándo debe comunicarse. A pesar de todo, el rover puede utilizar condiciones medioambientales como aumento de la luz solar al amanecer. De este modo puede hacer suposiciones de hora y enviar una comunicación.

– Fallo de actualización: cuando el rover no ha tenido noticias de la Tierra en mucho tiempo, hace una revsion de sus sistemas e intenta comunicarse con la Tierra para dar una advertencia.

4) Análisis completo de Opportunity

Si los ingenieros de la misión reciben una comunicación de Opportunity, podría haber un retraso de varias semanas antes de una segunda comunicación. Es, por así decirlo, como un paciente que sale de un coma: tarda un tiempo en recuperarse por completo. Esto significa que pueden pasar unos pocos meses para reunir varias sesiones de comunicacion y ver el alcance real de los posibles daños que ha sufrido el rover y tomar medidas al respecto.

Porque antes de nada, lo primero es conocer el estado de Opportunity. Para ello, cuando sea posible se le pedirá un historial de la batería, de las células solares y datos sobre temperatura de componentes. Si el reloj ha perdido la sincronización, se reiniciará y el rover se tomará imágenes para ver si hay polvo acumulado en zonas sensibles. Una vez hecho esto, se procederá a intentar la total recuperación de Opportunity.

5) Respuestas incoherentes

Incluso recibiendo respuesta de Opportunity, puede que las respuestas no tengan coherencia. Las baterías del rover podrían haber descargado tanta potencia, y permanecieron inactivas durante tanto tiempo, que su capacidad se podría haber visto reducida. Si esas baterías no pueden contener tanta carga, podría afectar las operaciones del rover.

Seguro que en el XXIII CEA, que como saben, se celebrará en Cuenca del 1 al 4 de noviembre, habrá muchas imágenes de Marte ya que este verano tuvo un gran acercamiento a nuestro planeta, el mayor desde 2003. Esto quiere decir, que a pesar de la planicidad geográfica que otorgó la tormenta global de polvo, siempre se pueden distinguir detalles en superficie. Además, Marte es un objetivo interesante para el Observatorio de Ciencia Ciudadana. ¡Nos vemos en Cuenca!

Antonio Pérez Verde
Responsable de Comunicación del XXIII CEA

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad