• Sábado 17 de Febrero de 2018

¿Es posible viajar en el tiempo?

¿Es posible viajar en el tiempo?

Seguro alguna vez os habéis planteado alguna vez eso de “¿estamos solos en el universo?” Desde hace poco más de veinte años comenzábamos a detectar planetas alrededor de otras estrellas -los llamamos exoplanetas- y la Astrobiología, la ciencia que estudia las posibilidades de la existencia de vida en otros lugares fuera de la Tierra, dio un salto para comenzar a investigar condiciones de habitabilidad fuera de nuestro sistema solar.

En la era “pre-exoplanetaria” Marte centraba toda búsqueda extraterrestre. En 1995 comenzó la era “post-exoplanetaria” y nuestros horizontes se abrieron. Tras hallazgos de exoplanetas tipo-Júpiter comenzaron a aparecer los primeros tipos-Tierra y algunos de ellos incluso en la zona habitable de su estrella. Eran los primeros candidatos donde buscar la preciada vida fuera de “nuestro barrio”. El hombre empezó a soñar con viajar a otros mundos. En nuestro entorno más cercano también hubo avances. Titán y Encélado en el sistema Saturno, y Europa en el sistema de Júpiter se convirtieron en objetivos potenciales donde buscar vida gracias a observaciones con telescopios espaciales y a sondas que nos enviaban valiosísimos datos.

A día de hoy se conocen más de 3.500 mundos extraterrestres agrupados en más de 2.500 sistemas solares, y de todos ellos apenas una docena son potencialmente habitables. No paramos de buscar mundos cada vez más parecidos al nuestro pero, ¿alguna vez se han planteado la siguiente cuestión?: “¿Quién nos busca a nosotros?”. Aunque todavía no conocemos vida más allá de la Tierra, por probabilidad puede que no seamos los únicos habitantes del universo, y aquellos que hubiesen desarrollado una inteligencia lo suficientemente avanzada tal vez busquen vida más allá de su planeta. ¿La habrán encontrado?

Los habitantes de Próxima b

¿Qué tiene que ver todo esto con viajar en el tiempo? Ahora voy. Imaginen que ahora, en 2017, existen varias civilizaciones que han sido capaces de construir un telescopio de tal magnitud que podrían observar nuestro planeta con un detalle tal que pudiesen ver a un ser humano haciendo su vida diaria. Si ese ser inteligente habitase, por ejemplo, en Próxima b que es el exoplaneta más cercano a nosotros, ¿qué observaría al mirar nuestro planeta? Dado que el exoplaneta está situado a 4,23 años luz, el habitante de Próxima b no les vería leyendo estas líneas, sino que observaría lo que estuviesen haciendo hace 4,23 años. ¿Recuerda lo que hacía en 2013?

XXIII CEA

Esto es debido a que la luz no viaja de forma instantánea sino que se desplaza a una velocidad determinada que viene a ser de, aproximadamente, 300.000 km/s en el vacío. Del mismo modo, la luz de la Luna tarda 1,15 segundos en llegar a la Tierra; esto significa que cuando el ser humano estaba en la superficie de nuestro satélite, cuando preguntaba algo al centro de control, tardaba 2,30 segundos, como mínimo, en recibir respuesta.

En el caso del Sol, como todos ustedes saben, está más alejado de la Tierra que la Luna, concretamente 1.500.000 Km frente a los 380.000 Km de nuestro satélite. La luz de nuestra estrella tarda en llegar 8 minutos y 20 segundos en llegar a nuestro planeta, lo que quiere decir que cuando estamos viendo la puesta de Sol, nuestra estrella realmente ya se ha escondido bajo el horizonte pero los últimos rayos no han llegado todavía a la Tierra.

Viajar a otra época

Volvamos a esa hipotética civilización que busca vida con su gran telescopio. Imaginen que su mundo está situado en un exoplaneta orbitando a una estrella situada en las proximidades de una de las zonas más vistosas que conocemos: Los Pilares de la Creación. Está formación está situada a 7.000 años luz. Lo que quiere decir que la luz que ven de nosotros -y la que nosotros vemos de ellos- partió hace 7.000 años, es decir, en el 5000 a.C. ¿Que ocurría en aquella época? Esa civilización no vería, por ejemplo, la Pirámide de Keops porque todavía no se había construido.

Viajar a Los Pilares de la Creación

Los Pilares de la Creación en la nebulosa del Águila. Créditos: NASA, ESA/Hubble & The Hubble Heritage Team (Ampliar).

Demos un paso más allá imaginando que la civilización con su telescopio nos observa desde un exoplaneta situado en la galaxia de Andrómeda, una de las más cercanas. A pesar de su cercanía, esta galaxia está situada a 2,2 millones de años luz. ¡Su luz tarda en llegar más de dos millones de años! Si observaran la Tierra, no habría seres humanos, sino uno de nuestros antepasados, el homo habilis. El fuego, todavía no había sido dominado. Del mismo modo, cuando miramos la galaxia de Andrómeda -única galaxia visible a simple vista desde latitudes manchegas– la estamos viendo tal y cómo era hace 2,2 millones de años.

Si te das cuenta, al observar el universo estamos viajando en el tiempo. Eso sí, al pasado.

Antonio Pérez Verde
Responsable de Comunicación del XXIII CEA

© Castilla-La Mancha Media 2018

Aviso legal - Política de Cookies