El jurado popular considera culpable al acusado del asesinato de su pareja en Seseña

El jurado popular ha declarado, por unanimidad, culpable a L.C.B.G., acusado de un delito de asesinato cometido contra su pareja en la vivienda que ambos compartían en la Urbanización ‘El Quiñón’ de Seseña (Toledo) en enero de 2017.

Tras dos horas de deliberación, el jurado popular ha considerado que el acusado es culpable de asesinato y ha considerado probados todos los hechos propuestos por el Ministerio Fiscal, así como no probados todos los hechos propuestos por la defensa, y no ha tenido en cuenta ninguna circunstancia atenuante.

De esta manera, el jurado ha manifestado que ha encontrado la declaración del acusado en el juicio “poco creíble, contradictoria y con ánimo exculpatorio” y ha señalado que L.C.B.G. “se contradice” al decir que él y su pareja “tenían buenas relaciones y no discutían” ya que había sido condenado por agresión.

Además, ha apuntado que las grabaciones de las cámaras del edificio en el que vivía la pareja y en las que se ve al acusado aparecer a las 23.41 horas y marcharse a las 23.58 horas del día de la muerte le sitúan en el lugar de los hechos en un periodo horario “compatible con la muerte” de la mujer.

Del mismo modo, ha afirmado que no había señales de fuerza en la cerradura de la vivienda, por lo que sostienen que “ella abrió la puerta” y han insistido en que el visionado de las cámaras de seguridad indica que “no entró ninguna persona ajena al edificio” en ese espacio temporal.

Por otra parte, los miembros del jurado han recordado que el acusado pidió auxilio a una vecina al regresar al edificio a las 9.23 horas del día siguiente. En este sentido, han comentado que mientras L.C.B.G. aseguraba que, tras entrar a la vivienda y ver el cuerpo, acudió “de inmediato” a abrir a esta vecina, ella decía en su testimonio que estuvo esperando “unos minutos” hasta que él le abrió la puerta.

Igualmente, han hecho hincapié en que, una vez estaban dentro de la casa el acusado y la vecina, este “intentó manipular el cadáver”. Asimismo, han teniendo en cuenta que el acusado manifestó que “creyó que había muerto por sobredosis” a pesar de que el cuerpo “estaba en una posición rara y tenía múltiples heridas en la cara, lo que a simple vista era observable”.

También han recordado el testimonio del médico forense en el juicio, que calificó la agresión que acabó con la vida de la mujer como “brutal”, y han entendido que el acusado “preparó su coartada”.

Por estos motivos, han considerado que no hay razones para proponer una suspensión de la pena ni un indulto para L.C.G.B.

 

EUROPA PRESS

© Castilla-La Mancha Media 2018

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad