Esta es la historia de la polémica del Palacio del Infantado de Guadalajara

El conflicto tiene su origen en 1960. La Casa del Infantado cede el Palacio al Estado para que éste sufrague su reconstrucción. A cambio el Duque recibe el derecho de disponer de algunas dependencias del edificio, para utilizar de forma ocasional.

Años después, el Duque reclama ese uso. Y tras una sentencia a su favor, el Ministerio de Cultura procede a la elaboración del proyecto de un apartamento de más de 300 metros cuadrados que estaría ubicado en este torreón.

Un proyecto que provoca el nacimiento de la Plataforma Ciudadana “Abraza el Infantado”, que lidera las protestas en contra del proyecto. La lidera Javier López Roberts.

El Ayuntamiento de Guadalajara deniega la licencia de construcción al Ministerio de Cultura, porque el POM impide la construcción de viviendas en el Palacio, y eso provoca varios recursos. El último lo presenta la actual duquesa del Infantado, Almudena de Arteaga en noviembre de 2018.

Actualmente el Palacio es la sede del Museo Provincial de Guadalajara; que con la firma de este acuerdo, podrá seguir avanzado en su Plan Museológico.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad