Conformidad en el juicio al acusado de abusar de un menor en Porzuna

Un vecino de Porzuna, en Ciudad Real, se enfrenta a 3 años y medio de cárcel por un delito continuado de abusos sexuales a un menor y dos delitos leves de amenazas a los amigos de la víctima. Con un acuerdo de conformidad el caso ha quedado visto para sentencia.

Las partes han llegado a un acuerdo y el acusado ha aceptado una pena de 3 años y medio de cárcel en lugar de los 4 años y medio que solicitaba inicialmente el Ministerio Fiscal.

Se mantiene la orden de alejamiento del menor y sus amigos, así como la responsabilidad civil, fijada en 2.000 euros.

Según el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos constitutivos de delito sucedieron entre el verano de 2016 y el mes de septiembre de 2017, periodo en el que el acusado, actuando “con la pretensión de satisfacer sus deseos libidinosos” se acercó al menor de nueve años en varias ocasiones.

Ofrecía el móvil para jugar

El primero de estos acercamientos tuvo lugar en una fecha no especificada del verano de 2016, cuando el acusado se encontró con el menor detrás del conocido como centro joven del municipio y se dirigió a él ofreciéndole su teléfono móvil para que jugase a los juegos que tenía. El menor aceptó, y el acusado aprovechó mientras jugaba para meterle la mano debajo del pantalón.

El escrito de acusación también narra otra ocasión, esta vez ocurrió en la piscina y el menor estaba acompañado unos amigos, cuando el acusado se acercó a él y “con idéntica pretensión lasciva le agarro y le efectuó tocamientos en la pierna”.

La siguiente vez que el acusado se acercó al menor, este último se encontraba tirando petardos en las inmediaciones del domicilio de su abuela, cerca del auditorio de Porzuna, sentándose a su lado, y aprovechando la ocasión para meterle la mano por debajo del pantalón y efectuarle tocamientos.

Le ofreció dinero

Los dos siguientes episodios que se suman al delito continuado de abuso y que recoge el escrito de acusación, tuvieron lugar en casa del acusado a la que acudió el menor acompañado de su hermano y un amigo.

El primero de los cuales tuvo lugar cuando el acusado le ofreció al menor 10 euros por quitarse la camiseta, accediendo este último y aprovechando el acusado para hacerle un foto de la que no hay constancia que se hiciera.

La segunda vez, el acusado los convenció de ir con la excusa de que tenía animales. En esta ocasión logró que el menor se fuera con él a un dormitorio donde le bajó el pantalón y le efectuó tocamientos. Finalmente, el menor logró empujarlo y salir corriendo.

Amenazas

Los hechos que tienen que ver con la acusación de los dos delitos de amenazas sucedieron en los meses de agosto y septiembre de 2017 en las inmediaciones del centro joven de Porzuna y en ambas, el escrito de acusación describe que fueron realizadas blandiendo una navaja.

Esta las profirió contra dos chicos distintos al menor que había sufrido los tocamientos y el acusado dijo expresiones como “no me tontees que te rajo”, “hijos de puta os tengo que rajar” o “os voy a matar y voy a quemar vuestra casa” mientras daba golpes con sus puños en una pared.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad