• Martes 22 de Agosto de 2017

La Fiscalía pide una pena de 48 años para Morate por el doble delito de asesinato de Laura y Marina

Serían 23 años por el asesinato de Laura y 25 por el de Marina.

La Fiscalía de Cuenca solicita una pena de 48 años de cárcel para Sergio Morate por un doble delito de asesinato. Pide 23 años por el asesinato de Laura del Hoyo y 25 años por el de Marina Okarynska, con quien había mantenido una relación de pareja. En este caso al delito de asesinato se añaden los agravantes de parentesco y violencia de género. Ha sido el Fiscal Jefe de Castilla-La Mancha, José Martínez, ha sido quien ha presentado este escrito y ha avanzado que el juicio por jurado popular será antes del verano, si no hay sorpresa.

Según recoge este escrito, Laura y Marina habrían muerto “por asfixia, por estrangulamiento y por sorpresa” el 6 de agosto en el domicilio del acusado, el único imputado por este doble asesinato, Sergio Morate. Fue entre las cinco y media y las seis de la tarde. Las jóvenes afirma, el fiscal jefe, no pudieron defenderse.

Según el escrito de acusaciones, que ha presentado la Fiscalía, se solicita indemnizar con 50.000 euros al marido de quien fuera su pareja, Marina, 200.000 euros para sus padres, y 30.000 euros más para su hermana; a lo que hay que sumar otros 200.000 euros para los padres de Laura y otros 30.000 para sus hermanas, lo que eleva el total a 510.000 euros.

foto escrito fiscalia

Fuentes cercanas a los abogados de una de las familias hablan de que podrían solicitar hasta 31 años de pena. Laura del Hoyo y Marina Okarisca fueron asesinadas el 6 de agosto de 2015 y sus cuerpos aparecieron una semana después semienterrados en cal viva junta al río Huécar, en el entorno de Palomera.

Sergio Morate, fue detenido en Rumanía y custodiado hasta España, donde ingresó en la prisión de Estremera, en la que permanecerá hasta la celebración del juicio. Todavía se desconoce la fecha en la que dará comienzo la vista oral, que se celebrará en la Audiencia Provincial por el procedimiento de Jurado Popular.

Hechos

Cuenca despedía a Laura y Marina el 14 de agosto de 2015. Las jóvenes desaparecían nueve días antes. Habían quedado para recoger las pertenencias de Marina de la casa que compartía con su exnovio, Sergio Morate. Ahí se pierde la pista de ellas pero también la de él. Esa misma madrugada se localiza el coche de Laura. En el interior, está el bolso, el móvil y las pastillas para la afección cardíaca que padecía. Tras una denuncia por parte de su familia, es cuando las fuerzas de seguridad del Estado activan la búsqueda.

Los antecedentes de Morate por malos tratos y detención ilegal le convierten en principal sospechoso. Se rastrean los puntos donde se movieron las chicas hasta su desaparición. Todos los rincones de Cuenca, una finca de Chillarón, en la que la familia de Morate tiene almacenes de muebles antiguos, y en especial Palomera, su pueblo de origen. Fueron seis angustiosos días de búsqueda. El dispositivo aumenta a la vez que decae el ánimo entre los familiares. Un helicóptero provisto de dispositivos térmicos sobrevuela la zona con el fin de detectar alguna emisión de calor que pudiera dar alguna señal de un cuerpo con vida…

Cuenca, conmocionada se echa a la calle. Los peores presagios se cumplen el 11 de agosto. Precisamente durante una de esas muchas concentraciones que se celebran para reclamar ayuda, después de que los familiares, rotos en llanto, se retiraran con un cerrado aplauso se conocía el fatal desenlace. Los cadáveres de Laura y Marina aparecen en una poza en el nacimiento del río Huécar, quemados, semienterrados en cal.

Tan sólo un día después, Morate era detenido en Rumanía. La señal de su teléfono móvil condujo a la policía hasta su escondite. Se encontraba en una vivienda de Lugov. Estaba acompañado y no opuso resistencia.

© Castilla-La Mancha Media 2017

Aviso legal - Política de Cookies