Ana Julia Quezada confiesa que mató a Gabriel de un golpe con un hacha

Mario Saavedra García

La confesión se ha producido en la Comandancia de la Guardia Civil de Almería donde Quezada ha prestado declaración.

Ana Julia Quezada ha confesado que mató Gabriel Cruz de un golpe con la parte roma de un hacha durante una discusión, informan a Efe fuentes de la investigación.

El mismo día que se dio por desaparecido a Gabriel en Las Hortichuelas de Níjar al salir de la casa de su abuela con destino a la de sus tíos y primos, Ana Julia Quezada recogió en su coche al pequeño y lo llevó a la finca de la familia de su pareja y padre del niño, según la primera confesión de la detenida.

En la finca reconoce que discutió con Gabriel hasta provocarle la muerte pero, según ella, una vez que el menor intentara primero agredirla. Según sostiene la agencia Europa Press de fuentes del caso, en su confesión de los hechos, parcial y por momentos confusa, Ana Julia no ha reconocido que provocara la muerte del pequeño por golpearle directamente con un objeto en la cabeza. Su explicación ha sido que discutieron y que de ahí pasaron a un forcejeo en el que el niño cogió un hacha con el que se terminó golpeando en la cabeza. Luego se asustó y lo asfixió hasta provocarle la muerte. Los hechos concretos del fallecimiento se determinarán cuando se conozca la autopsia definitiva de un caso que ha sido declarado secreto y en el que, en paralelo, la Guardia Civil ha ido recabando más pruebas.

Al término de la declaración, su abogada Beatriz Gámez ha asegurado que su defendida estaba “colaborando” con los agentes y que había respondido a sus preguntas. “La declaración policial ha sido hoy, ayer simplemente fueron dos registros, hoy ya le han preguntado y ha colaborado”, ha insistido, la letrada, que no ha precisado más detalles y sólo ha añadido que Quezada “mañana ya pasará a disposición judicial”.

Pasará a disposición judicial

Será el atestado policial y la autopsia definitiva, a los que se suman otras pruebas complementarias como el análisis de la tierra y el barro hallados en el cuerpo de Gabriel, los que ayuden al juez a determinar aspectos nucleares de la trágica muerte de Gabriel. Entre las incógnitas por despejar están si el cadáver permaneció oculto siempre en el mismo sitio. Se ha apuntado a un pozo, luego a un aljibe; finalmente, de un socavón cavado por la propia Ana Julia para ocultar el cuerpo de Gabriel.

También se investigan otros aspectos sobre la ocultación de su teléfono móvil o el hallazgo de la camiseta con restos de ADN del pequeño cerca de la depuradora de Las Negras, al norte de las Hortichuelas.

La UCO y el resto de unidades especializadas han inspeccionado los alrededores de Las Hortichuelas, la finca de Rodalquilar donde ocultó el cadáver del niño y el piso de Vícar, a 80 kilómetros al oeste, donde trasladó el cuerpo el pasado domingo, cuando la pareja del padre del menor fue arrestada.

La hija de Ana Julia Quezada

El Juzgado de Instrucción número 4 de Burgos ha ordenado hoy el traslado a la Policía de una copia de las actuaciones practicadas en el caso de la muerte en 1996 de una hija de Ana Julia Quezada, tras caer por una ventana y que se consideró accidental.

Según ha informado hoy el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), la decisión del Juzgado de Instrucción número 4 es consecuencia de una petición en este sentido de la Policía Nacional.

© Castilla-La Mancha Media 2018

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad