El Ebro amenaza con inundar Zaragoza

La fuerte crecida del río Ebro llega hoy a Zaragoza, con un caudal que ha dejado fuertes inundaciones y destrozos en los municipios por los que ha pasado. El pico que afecta a la capital aragonesa es de un caudal muy lento pero existe la posibilidad de que esta tarde sufra un “relativo ascenso” a lo largo del día, según la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

Esta madrugada se ha cortado la carretera nacional A-1107 a la altura de Pina de Ebro, pues ha quedado prácticamente inutilizada al quedarse bajo el agua. Mientras que la A-132 se reabría al tráfico a primera hora de la mañana por el desprendimiento de unas rocas.

En Zaragoza se han cancelado varias actividades lúdicas y deportivas para este domingo porque a pesar de que se espera que el Ebro tenga un caudal similar al de los últimos días, sí es posible un ascenso.

Las distintas administraciones han llamado a la calma y han asegurado tener la situación bajo control. La Guardia Civil, la UME y otros efectivos de seguridad mantienen la alerta para evitar que el agua llegue a los núcleos urbanos.

En el resto de la provincia, esta mañana la punta de la crecida estaba en el municipio de Alagón, a 25 km al noroeste de la capital aragonesa, donde las aguas han anegado 500 hectáreas de campo pero no ha afectado al casco urbano, como ha asegurado su alcalde, José María Becerril. Además, ha añadido que los vecinos ya están “tranquilos” pero que aún así Alagón dispone de un plan de emergencia por si hubiese que evacuar a los vecinos de las localidades más próximas como “Cabañas del Ebro”.

Mientras que Mercedes Trébol, alcaldesa de Torres de Berrellén, afirma que los vecinos de esta localidad también están “tranquilos” ya que el pueblo está resguardado. Creen que “la riada no vaya a ocasionar muchos problemas”.

CMM-EFE

© Castilla-La Mancha Media 2018

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad