Gripe y catarro: conoce sus diferencias y tratamiento

Con la bajada de la temperatura comienza la temporada de la gripe. Pero esta llegada coincide, además, con los numerosos catarros comunes que llenan estos días las consultas médicas. A pesar de que los síntomas de la gripe y el catarro son diferentes, es muy fácil confundirlos.

Para salir de dudas, lo mejor es acudir al médico que nos confirmará de cuál de las dos se trata. Sin embargo, aunque el catarro y la gripe son ambas enfermedades víricas, sus manifestaciones son muy distintas. Esto nos puede dar una pista de que enfermedad nos aqueja.

Tener fiebre alta y malestar general es síntoma de padecer gripe. La subida de la temperatura corporal es la forma de nuestro organismo de protegerse contra el virus de la gripe. Esto produce, además, escalofríos por los cambios súbitos de temperatura. Además, es común el estornudo ocasional.

“Además de la tos, además de la fiebre, a veces es una fiebre alta, se produce un quebranto general, un malestar” explica Francisco Angora, médico de familia. “Ese quebranto brusco y generalizado y con fiebre alta se parece bastante poco al catarro común” añade el médico. Por el contrario, el catarro suele ir asociado a mucosidad, estornudos frecuentes, fuerte dolor de garganta y, sobre todo, ausencia de fiebre o tener solo unas décimas.

Una de las medidas más eficaces para hacerle frente a la gripe es “vacunarse a tiempo”, según el especialista en Medicina Interna y coordinador del Servicio de Urgencias del Hospital Universitario HM Madrid, Jerónimo Barrio.

El doctor recomienda vacunarse “antes de que el virus comience a propagarse”, ya que la vacuna empezará a ser eficaz a las dos semanas de la inmunización. Por tanto, es aconsejable hacerlo a principios de otoño, especialmente los menores de 8 años que nunca se hayan vacunado, ya que necesitarán dos dosis, espaciadas al menos cuatro semanas, para conseguir una adecuada inmunización. Pero solo el 65% de la población de riesgo lo hace.

Otras recomendaciones ante la gripe son “taparnos la boca cuando tosemos y estornudamos y lavarnos las manos sistemáticamente” recomienda el doctor Angora.

En condiciones normales, la gripe se cura con reposo, beber agua y “paracetamol” por lo que es aconsejable evitar colapsar las urgencias hospitalarias, a no ser que se trate de una persona en algún grupo de riesgo.

Temas

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad