Entran en vigor parte de las sanciones de EE.UU. contra Irán

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado este lunes una orden ejecutiva para que a medianoche del martes (hora local) se reactiven parte de las sanciones dictadas por la Casa Blanca contra Irán, que habían quedado suspendidas gracias al acuerdo nuclear de 2015. El mandatario estadounidense asegura en Twitter que lo hace por la paz mundial: “Las sanciones de Irán han sido emitidas oficialmente. (…) Cualquiera que haga negocios con Irán NO hará negocios con Estados Unidos. ¡Estoy pidiendo PAZ MUNDIAL, nada menos”

Trump decidió el pasado mes de mayo retirar a Estados Unidos del acuerdo nuclear, por virtud del cual la República Islámica se comprometía a limitar su industria atómica a cambio de que la retirada progresiva de las sanciones internacionales en su contra. El magnate neoyorquino dio entonces un periodo de gracia de 90 días para mantener en suspenso las medidas punitivas, con la intención de que en este plazo de tiempo el régimen de los ayatolás accediera a negociar un nuevo pacto, algo a lo que el Gobierno de Hasán Rohani se ha negado.

Este lunes es el último de esos 90 días, por lo que Trump ha firmado ya la orden ejecutiva para que el 7 de agosto entren en vigor algunas de las sanciones suspendidas. En concreto, se recuperará la prohibición de comprar dólares, sobre las transacciones con riales y relativas a la deuda iraní, sobre el comercio de oro y otros metales preciosos, sobre el grafito, aluminio, hierro, cobre y el software para uso industrial y sobre el sector automovilístico. Las sanciones restantes, relativas a las transacciones petroleras, a las operaciones de instituciones financieras extranjeras con el Banco Central de Irán, a las actividades portuarias y al sector energético, se recuperarán el 5 de noviembre. En esa fecha, “la Administración también devolverá a la lista (de sancionados) a cientos de individuos, entidades, barcos y aviones” de Irán, ha avanzado la Casa Blanca en un comunicado.

Trump ha defendido, en otra nota oficial, que la restauración de las medidas punitivas es un gesto coherente con la retirada estadounidense del “horrible” acuerdo nuclear, que “ha fracasado en su objetivo fundamental de bloquear todos los caminos hacia una bomba nuclear iraní y ha dado un salvavidas de dinero a una dictadura asesina”. Según ha sostenido, “desde que se alcanzó, la agresión de Irán no ha hecho más que aumentar”. “El régimen ha usado la lluvia de dinero que ha recibido bajo el JCPOA (siglas en inglés del nombre oficial del acuerdo) para desarrollar misiles con capacidad nuclear, financiar el terrorismo y alimentar conflictos en Oriente Próximo”, ha afirmado.

Trump ha ratificado su intención de “aplicar la máxima presión económica sobre el régimen” hasta que corrija su conducta. En estos tres meses, ha recordado, Estados Unidos ha dictado 17 rondas de sanciones designando a 145 empresas e individuos relacionados con la nación persa. No obstante, el mandatario norteamericano ha asegurado que sigue “abierto a alcanzar un acuerdo más completo que aborde el amplio rango de actividades malvadas del régimen, incluidos su programa de misiles balístico y su apoyo al terrorismo”.

La Unión Europea

Las sanciones afectan a empresas europeas. El fabricante automovilístico alemán Daimler anunció hoy que va a suspender sus planes en Irán por las sanciones que ha impuesto EEUU contra el país. Daimler declaró que ha interrumpido sus actividades en Irán, que ya son bastante limitadas, después de que se hayan aplicado las sanciones.

Para proteger a las entidades de la UE, este martes entra en vigor el estatuto de bloqueo (nunca antes aplicado), el mecanismo de la Unión de protección a las empresas y los operadores económicos europeos de los efectos de las sanciones de Estados Unidos contra Irán tras la retirada de Washington del acuerdo nuclear con Teherán.

Según ha explicado la Comisión Europea, este mecanismo prohíbe a las empresas europeas cumplir con las sanciones estadounidenses, les permite recuperarse del daño causado y anula los efectos que las decisiones de tribunales extranjeros sobre este asunto puedan tener en la UE.

Las compañías, entidades o personas que dispongan de información sobre cualquier novedad derivada de la lista de sanciones que pueda afectar a sus intereses económicos o financieros deberán notificarlo a la Comisión en un plazo de 30 días para poder aplicar esta legislación.

El objetivo es mantener los canales financieros con Irán y continuar con las exportaciones de gas y petróleo.

 

EUROPA PRESS/EFE

© Castilla-La Mancha Media 2018

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad