• Domingo 26 de Marzo de 2017

Israel planea instalar bloques de cemento para separar las zonas árabes tras el ataque con un camión

Nuevas medidas anunciadas por el Gobierno israelí tras el ataque palestino con un camión que causó la muerte de cuatro soldados.

El Gobierno israelí ha anunciado nuevas medidas punitivas tras el ataque palestino con un camión que causó la muerte de cuatro soldados, entre las que figura el levantamiento de barreras físicas de separación de las zonas árabes.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, señala en un comunicado que el país “se enfrenta a una nueva forma de ataque que pide actuar”, durante su visita esta mañana a cinco soldados heridos ayer en el ataque en Jerusalén Este, entre los que hay una joven en estado grave. Por ello, insiste en primer lugar en la necesidad de “apartar” a posibles agresores con la “ampliación de la estructura física preventiva”, aumentando las barreras de bloques de cemento colocadas a la entrada de barrios y pueblos palestinos, carreteras, y paradas de autobús o de tranvía en los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este. “Esta opción ya ha salvado vidas en el pasado”, afirma al asegurar que ha emitido una orden para ponerla en marcha.

Además, se creará lo que denominó “una infraestructura de inteligencia preventiva” que permita detectar posibles ataques con antelación. También ha insistido a que exista “una rápida intervención de los soldados y civiles (…) Lo vimos ayer con el guardia de seguridad, el oficial y los soldados que actuaron de forma rápida y con ello evitaron una catástrofe mayor”, en referencia a como varios soldados dispararon contra el atacante, matándolo cuando este trataba de arrollar de nuevo a los soldados con el camión.  “A veces es necesario frustrar (el ataque) incluso antes de que ocurra”, ha señalado Netanyahu.

Continúa la búsqueda de sospechosos

La Policía israelí continúa la búsqueda de potenciales agresores o sospechosos vinculados al ataque  y que el Gobierno asegura que se inspiró en el Estado Islámico. “Las unidades policiales trabajan dentro y fuera de diferentes vecindarios de Jerusalén Este, entre ellos el de Yabal Mukaber (lugar de residencia del atacante), en la búsqueda de vehículos, sospechosos o potenciales terroristas”, declara el portavoz policial Micky Rosenfeld.

Por el momento, nueve personas han sido detenidas en el marco de esta operación, cinco de ellas familiares de Fadi Ahmad Hamdan al Qanbar, el palestino con nacionalidad israelí de 28 años que conducía el camión que embistió dos veces contra un grupo de soldados en el asentamiento judío de Armón Hanatziv, en territorio ocupado y próximo a Yabal Mukaber. Al Qanbar estaba casado, tenía cuatro hijos y había pasado por una cárcel israelí antes de comprarse hace poco el vehículo con el que arrolló a los uniformados en lo que Israel ha calificado de “ataque terrorista”.

Israel demolerá la casa de la familia del atacante

Las autoridades israelíes han anunciado otra serie de medidas punitivas: la demolición de la casa de la familia del atacante, no entregar su cuerpo y rechazar los permisos de reunificación familiar solicitados por familiares de Al Qanbar para varios residentes en Cisjordania. Además, el gabinete de seguridad israelí aprobó el uso de la detención administrativa (sin cargos ni juicio) para sospechosos de ser simpatizantes del EI.

Hoy se enterrará a las víctimas mortales, los soldados Shir Hajaj, de 22 años, y Erez Orbach, Shira Tsur y Yael Yekutiel, de 20. Entre los 17 heridos, la mayoría lo fueron de levedad, pero una joven aún se encuentra en estado grave, aunque fue estabilizada esta noche, según fuentes médicas. Otros cuatro soldados permanecen hospitalizados en el centro médico Hadassah de Ein Kerem, a las afueras de Jerusalén, donde el primer ministro, Benjamín Netanyahu, tiene previsto visitarles hoy junto al titular de Sanidad, Yaakov Litzman.

CMM / Actualizado el 9 Ene 2017 14:52


© CMMEDIA 2017

Aviso legal - Política de Cookies