• Martes 30 de Mayo de 2017

La sombra de Rusia, un auténtico dolor de cabeza para Donald Trump

Las filtraciones sobre los supuestos contactos de gente de su equipo con espías rusos, han descafeinado el primer encuentro entre los ministros de exteriores de ambos países.

El Kremlin espera que se produzca pronto el acercamiento con la Casa Blanca del que tanto habló Donald Trump en la campaña electoral. Pero la primera reunión del jefe de la diplomacia estadounidense -amigo de Putin- con su homólogo ruso ha sido más bien fría. ”Como dije el día de mi confirmación en el Senado, Estados Unidos trabajará con Rusia cuando puedan encontrarse áreas de cooperación práctica que beneficien al pueblo estadounidense”, ha dicho Tillerson.

Poco antes del encuentro, el propio Putin pedía reanudar cuanto ante la cooperación antiterrorista:
“La reanudación del diálogo con los servicios secretos de EE.UU. y otros países miembros de la OTAN es mutuamente beneficioso “, ha señalado Putin.

Pero el secretario de Defensa de Estados Unidos respondía: “Nos comprometeremos políticamente. Ahora mismo no estamos en posición de colaborar en materia militar”.

Ambos secretarios han querido guardar las distancias con Rusia, conscientes quizás de que su presidente atraviesa una importante crisis de credibilidad. A tal extremo, que, según el Wall Street Journal, los servicios de espionaje le están ocultando información por falta de confianza.

Trump todavía no ha aclarado qué tipo de contactos tuvieron miembros de su equipo con agentes rusos. Su propio partido quiere respuestas. Por ello han iniciado dos comisiones de investigación en el Congreso.

© Castilla-La Mancha Media 2017

Aviso legal - Política de Cookies