Los "chalecos amarillos" llegan a París en una gran manifestación contra el alza de los carburantes

Llegan a París los primeros manifestantes contra el alza de los carburantes anunciado por el presidente Emmanuel Macron. Estos manifestantes, llamados “chalecos amarillos”, se concentran hoy en la capital francesa en una gran manifestación después de días de protestas en diversos puntos del país.

Más de 30.000 personas han mostrado a través de las redes sociales su intención de manifestarse en París, pero otras muchas lo harán en otras ciudades del país, donde están previstos cortes de carreteras, cierres de peajes de autopistas, entre otras acciones.

El centro de la capital es objeto de un gran despliegue policial, con 3.000 agentes, después de que algunos autodenominados portavoces del movimiento aseguraran que no respetarán la consigna gubernamental de manifestarse frente a la Torre Eiffel.

Las fuerzas del orden francesa han lanzado gases lacrimógenos y usado un cañón de agua para rechazar el avance de miles de manifestantes que trataban de acercarse al palacio del Elíseo, residencia presidencial.

Los enfrentamientos han tenido lugar en el perímetro de seguridad levantado por la policía cuando decenas de manifestantes trataron de superarlo para llegar a la residencia del presidente, Emmanuel Macron, cuya dimisión pidieron en pancartas y en cánticos.

Prohibido manifestarse cerca de edificios oficiales

El Ejecutivo advirtió de que los aledaños de edificios oficiales, tales como la Asamblea Nacional o el palacio del Elíseo, estarán prohibidos a la manifestación, así como la plaza de la Concordia y los Campos Elíseos.

Para garantizar el derecho de manifestación aseguraron que los Campos de Marte, frente a la Torre Eiffel, será el lugar indicado, motivo por el cual el famoso monumento permanecerá cerrado.

Pero los “chalecos amarillos”, que desde que el pasado sábado comenzaron sus acciones no han depositado ningún permiso de manifestación, no lo han hecho en el lugar indicado sino en los Campos Elíseos.

Dos personas fallecidas

El Ejecutivo teme que se produzcan actos violentos similares a los del pasado sábado, cuando casi 300.000 personas, que vestían los característicos chalecos amarillos, se manifestaron en todo el país, provocando bloqueos de carreteras y centros logísticos, acciones que se prolongaron a lo largo de la semana.


Según datos oficiales, dos personas murieron por accidentes ligados a esas acciones, medio millar de personas resultaron heridas, un centenar de ellos policías, y hay centenares de detenidos.

El punto más violento ha sido la isla de La Reunión, en el Índico, donde el Ejecutivo decretó el toque de queda en la mayor parte de los municipios y el presidente ordenó el despliegue del Ejército.

Nuevas medidas el próximo martes

Ante esa movilización, el presidente tiene previsto anunciar el próximo martes un conjunto de medidas que atenúen a los trabajadores más modestos el alza de los precios de los carburantes debido al impuesto ecológico.

Macron ya ha asegurado que no va a renunciar a ese tributo destinado a reducir el consumo de combustibles fósiles y que inscribe dentro de su estrategia medioambiental.

Pero el Elíseo aseguró que tratará de hacerla más “justa” para los más modestos a través de ayudas, al tiempo que señaló que no se descarta abrir un diálogo con los “chalecos amarillos”.

 

EFE | CMM

© Castilla-La Mancha Media 2018

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad