• Domingo 17 de Diciembre de 2017

Trump reconoce oficialmente a Jerusalén como capital de Israel

Y lo hace en contra de las opiniones expresadas por los palestinos y los líderes de los países musulmanes, y la preocupación de potencias europeas y del Papa Francisco.

Este miércoles a las siete de la tarde. A la hora prevista, el presidente estadounidense Donald Trump ha reconocido a Jerusalén como capital de Israel. La inmediata consecuencia el traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén.

Una decisión especialmente sensible por la importancia que tiene Jerusalén para musulmanes, judíos y cristianos, una ciudad clave desde el punto de vista religioso para las 3 grandes religiones monoteístas y fuertemente arraigada, precisamente por eso, en los corazones de millones de personas a lo largo y ancho del planeta.

Además, desde el punto de vista político, 2 naciones: israelíes y palestinos, reclaman como capital esta ciudad. En 1980, lo hizo el Estado de Israel. Y los palestinos designaron a Jerusalén Este como la sede de su Estado. Desde 1967, tras la Guerra de los 6 Días, Israel ocupa, si no toda, gran parte de la zona palestina del Este de Jerusalén, cuyo territorio se encuentra salpicado de colonias israelíes.

Este movimiento del presidente estadounidense, Donald Trump, no supondrá el cambio de sede de la legación diplomática de forma inmediata, pero implica romper con una histórica política de Estados Unidos y abrir la puerta a potenciales disturbios.

Trump ha pedido al Departamento de Estado que comience a buscar el lugar para emplazar la embajada en Jerusalén en el marco de lo que se espera que sea un proceso de traslado desde Tel Aviv que llevará años, un proceso que podría prolongarse entre tres y cuatro años.

Todos los aliados de Washington en Oriente Próximo han advertido en contra de las peligrosas repercusiones que la decisión podría tener. Trump ha mantenido conversaciones telefónicas con el presidente palestino, Mahmud Abbás, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el rey Abdalá II de Jordania y el rey Salman de Arabia Saudí.

También aliados occidentales. El Gobierno español, en voz de su ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, ha dicho, que el estatuto de Jerusarlén es una cuestión central que debe ser resuelta mediante negociación.

Desde el Gobierno estadounidense se defiende que lo que Trump ha hecho es reconocer una verdad: que Jerusalén es la sede del Gobierno israelí y debería ser reconocida como tal.

Reacciones internacionales

El Gobierno sirio considera que la “opción de la resistencia” es la mejor para defender los intereses de la nación musulmana y de los palestinos ante la decisión del presidente de EEUU, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

El Gobierno sirio ha condenado el “paso peligroso” de Donald Trump.

También el papa Francisco ha expresado su preocupación por este reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de EEUU y ha pedido que se respete el estatus actual de esta ciudad.

“Mi pensamiento va a Jerusalén. No puedo callar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días”, expresó Francisco en el aula Pablo VI del Vaticano, en una declaración en la que no citó directamente el anuncio del presidente de EEUU, Donald Trump, sobre Jerusalén.

Francisco también hizo un llamamiento para “se realicen todos los esfuerzos para respetar el “status quo” de la ciudad, conforme a las pertinentes resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas.

“Cualquier decisión sobre el estatus de la disputada ciudad debe ser tomada dentro del marco de las negociaciones entre israelíes y palestinos”, declaró el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y dijo que estaba “preocupado” por la decisión de Trump.

El líder supremo de Irán, Alí Jamenei, ha considerado este miércoles que las palabras del presidente estadounidense, Donald Trump, son resultado de su “desesperación y debilidad” y ha augurado que Palestina será libre.

China manifestó también su preocupación ante una posible “agravamiento” de la situación en Oriente Medio causado por el anuncio por parte de EE.UU. del traslado de su embajada en Israel a Jerusalén. “Estamos preocupados por un posible agravamiento” de la situación, señaló en conferencia de prensa un portavoz chino del ministerio de Exteriores, Geng Shuang.

Israel se prepara

Las fuerzas de seguridad israelíes se preparan para un posible incremento de la violencia, tras el reconocimiento este miércoles del presidente de EEUU, Donald Trump, de Jerusalén como capital de Israel y la promesa de trasladar su embajada de Tel Aviv a la ciudad santa.

Han iniciado las consultas de oficiales de Defensa para hacer frente a los posibles disturbios y el Ejército israelí ha preparado “un plan con distintos niveles de alerta que se activará según sea necesario”.

© Castilla-La Mancha Media 2017

Aviso legal - Política de Cookies