• Sábado 22 de Julio de 2017

Turquía cumple un año del fallido golpe militar en Estambul

El gobierno de Erdogan ha conmemorado una fecha que ha constituido un antes y un después en la política turca y que se ha saldado con numerosas detenciones y destituciones de funcionarios públicos.

Noticia Detalle

Turquía conmemora hoy el primer aniversario de fallido golpe militar que tuvo lugar el pasado 15 de julio de 2016 con actos en el Parlamento y marchas en las calles. Uno de los principales actos será la inauguración en Estambul de un monumento a las 249 personas que murieron a manos de los golpistas.

Una marcha multitudinaria trascurrirá en tres barrios del lado asiático de la ciudad para dirigirse al primer puente del Bósforo, ahora bautizado como Puente de los Mártires del 15 de Julio. El puente fue durante la noche del golpe, el escenario de enfrentamientos entre civiles y una unidad de soldados con tanques que habían bloqueado el tráfico en esta vía, varias personas perdieron la vida allí.

Las represalias del Gobierno de Erdogan

Las represalias por el intento golpista no se hicieron esperar y han constituido un antes y un después de la política interna en Turquía. Detenciones y destituciones de cargos públicos se han ido sucediendo sin tregua, el pasado viernes un nuevo decreto comunicó el despido de 7.000 funcionarios, entre ellos 2.303 policías, el número total de empleados públicos que han perdido su trabajo tras el golpe se acerca a los 140.000 personas. Sucede algo similar con el número de agentes de policía despedidos por vínculos con el golpismo, unos 11.000, es superior al total de militares destituidos por la misma causa, unos 8.000.

Por otro lado hay unas 50.000 personas detenidas que se encuentran en prisión preventiva a la espera de juicio por sus presuntos vínculos con el intento golpista.

El Gobierno del presidente Erdogan ha atribuido la autoría del golpe a una red de militares vinculados a la cofradía del predicador exiliado Fethullah Gülen, que hasta 2013 era un aliado y que después se convirtió en su acérrimo enemigo. El teólogo, residente en Pensilvania, niega toda relación con este acto.

Desde que se decretó el estado de emergencia, el 20 de julio del año pasado, se han sucedido las purgas en la Administración para destituir a funcionarios supuestamente cercanos a la cofradía de Gülen.

Sin embargo el presidente turco ha acusado los países de Occidente de interesarse más por los derechos de los golpistas o sus simpatizantes detenidos que por las víctimas de esa noche.

EFE

© Castilla-La Mancha Media 2017

Aviso legal - Política de Cookies