50.000 vuelos y siete millones de pasajeros anuales: las cifras del aeropuerto de Casarrubios

Aeródromo_de_Casarrubios

La empresa Air City Madrid Sur, agrupación de empresas que quiere construir el segundo aeropuerto de Madrid a partir de la ampliación del actual aeródromo de Casarrubios-El Álamo, calcula que esta infraestructura podría operar hasta 50.000 vuelos anuales una década después de su puesta en marcha, prevista para 2023.

Las cifras que baraja Air City Madrid Sur también incluyen hasta 7 millones de pasajeros al año en un aeropuerto que sería “muy práctico desde el punto de vista funcional”, con una terminal de una única planta de fácil movilidad y en el que los espacios “estén muy optimizados y no generen grandes pérdidas de tiempo ni grandes paseos para los usuarios”.

Estos detalles del proyecto los explica en declaraciones a EFE Javier Ruedas, consejero delegado de Air City Madrid Sur, que promueve la construcción de un segundo aeropuerto comercial de la capital de España, a caballo entre Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid, con una inversión inicial de 148 millones de euros de capital privado.

Aerolíneas de bajo coste

Ruedas destaca que este futuro aeropuerto permitirá “abrir el abanico de conexiones” por aire de la zona centro gracias a la implantación de aerolíneas de bajo coste, ya que señala que actualmente el 32% de los vuelos de Madrid-Barajas son “low cost” frente a la media de los aeropuertos europeos, que llega al 50%.

Y para llegar hasta el aeropuerto de Casarrubios, Ruedas indica que la empresa ya estudia un plan de conexiones y comunicaciones y destaca la buena ubicación de la infraestructura, que se encuentra enmarcada “en un rectángulo” formado por autovías y autopistas.

Así, al este y para la comunicación hacia Madrid, están la E-5 y la R-5 y hacia el oeste, en comunicación con Castilla-La Mancha, están la A-5 y la Autovía de La Sagra.

Terminal de 15.000 metros cuadrados

Los plazos que maneja Air City Madrid Sur para la puesta en marcha de este aeropuerto fijan 2023 como el año de apertura de las instalaciones, toda vez que estiman que en 2020 puedan estar listos los trámites administrativos y, entonces, comenzar la obra, que duraría dos años.

Ese tiempo se dedicará a la construcción de pistas, el terminal de unos 15.000 metros cuadrados, la torre de control y una zona de servicios, los hangares y las plataformas para los aviones. Además, una vez que esté terminada la obra, se emplearían unos ocho meses en certificar la infraestructura y comprobar que todos los mecanismos y las operaciones funcionan correctamente, para que el aeropuerto esté a punto cuando se ponga en marcha.

En cuanto a los trámites administrativos necesarios, Ruedas señala que ya han mantenido “muchísimas reuniones” con Enaire, el gestor de la navegación aérea en España, que analiza la posibilidad de ampliar el espacio aéreo y la concesión que ya existe en el aeródromo de Casarrubios.

Aeropuerto de Casarrubios del Monte, El Álamo y Navalcarnero

Asimismo, y aunque el aeropuerto se desarrollaría en dos comunidades autónomas -Castilla-La Mancha y Madrid- y tres términos municipales -Casarrubios del Monte (Toledo), El Álamo y Navalcarnero- indica que el visto bueno a la infraestructura depende del Ministerio para la Transición Ecológica, que debe autorizar la declaración de impacto ambiental, y del de Fomento.

Detrás de Air City Madrid Sur, que está presidida por Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, se encuentran tres empresas vinculadas al sector aéreo: European Flyers, dedicada a la formación de pilotos; Gamt Consultoría y Desarrollo, que dirige la ampliación del actual aeródromo de Casarrubios del Monte; y Pasiphae, una consultora internacional experta en la promoción de aeropuertos.

 

 

EFE | CMM

© Castilla-La Mancha Media 2021

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad