La berrea de Cabañeros durará hasta noviembre y será "espectacular"

Laura Izquierdo Izquierdo

En cuanto empieza a atardecer y la temperatura del aire se suaviza, los ciervos despiertan de la siesta y bajan de la sierra. Comienza entonces su particular código de apareamiento, un espectáculo visual y sonoro (la berrea) que inunda las casi 45.000 hectáreas del Parque Nacional de Cabañeros.

Buenas previsiones esta temporada

El tiempo influye directamente en la consecución de la temporada. Darío Gómez, guía y gerente de Visita Cabañeros explica que, este año, las estaciones que preceden al otoño han sido favorables. ‘Tras una primavera lluviosa y un verano no tan cálido como los anteriores, el alimento ha abundado, las mamás han tenido un índice de éxito muy alto criando a sus cervatillos y los machos presentan unas cuernas muy grandes y saludables por lo que se prevé una berrea espectacular’.

Por otro lado, la humedad, la temperatura y la luz son determinantes. ‘Cuando bajan las temperaturas, los ciervos están mucho más enérgicos. Su ciclo se activa con los fotoperiodos entrando en celo ‘entre dos luces’: cuando amanece y cuando anochece’. El amanecer y el atardecer son, por lo tanto, los momentos más álgidos de berrea.

Durará hasta mediados de noviembre

Darío asegura que ‘hasta mediados de noviembre estaremos escuchando berrea y viendo peleas entre ciervos aunque con algunos puntos más altos que otros, dependiendo de cómo venga el tiempo’.

El ciervo es el rey de este bosque mediterráneo, uno de los mejores conservados de Europa. Su paisaje de grandes llenuras recuerdan al Serengueti. La gran densidad de ciervos junto con la resonancia de sus berridos al rebotar contra las paredes de las sierras que rodean al parque, lo convierten en el mejor lugar para presenciar este espectáculo sonoro.

© Castilla-La Mancha Media 2020

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad