María Dolores de Cospedal mantiene que ella no ordenó el borrado de los discos duros

Hoy ha tenido lugar la vista oral en el juzgado de lo penal número 31 de Madrid, en el que se había citado a la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal a declarar.

En este juicio se dilucida si se cometieron delitos de daños informáticos y encubrimiento al destruir los discos duros de los ordenadores utilizados por Bárcenas, en los que el extesorero dijo que guardaba información sensible sobre la supuesta contabilidad B del PP.

Mantiene versión

La ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal ha mantenido este jueves su versión sobre el borrado de los discos duros de los ordenadores del extesorero Luis Bárcenas, sobre lo que ha dicho que no ordenó nada, aunque sí ha matizado que a esos dispositivos se les aplicó el protocolo habitual sobre el material de trabajadores que ya habían dejado el partido.

Cospedal ha asegurado hoy que el coste de sus enfrentamientos con el extesorero del PP Luis Bárcenas ha sido “muy grande” y se ha visto obligada a defenderse muchas veces “de acusaciones de esta persona que tiene la mala costumbre de mentir”, ha dicho.

Con muletas por una rotura de peroné y tras esperar cerca de diez horas para declarar como testigo en el juicio por el borrado de los ordenadores de Bárcenas, Cospedal ha defendido la actuación del partido, aunque ha señalado que ella sólo se enteró cuando el formateo ya se había hecho.

La ex secretaria general, que se ha referido en todo momento a Bárcenas como “esa persona”, sin citar su nombre, ha insistido en que el PP aplicó los protocolos de borrado habituales cuando alguien deja el partido.

Niega la vinculación

En todo momento se ha desvinculado del extesorero, que sostiene que en esos ordenadores guardaba información sobre a contabilidad B del PP.
Cospedal ha dejado claro que no fue ella quien decidió que se le dejara una sala de juntas para guardar sus enseres después de ser despedido en 2009 -la sala Andalucía que Bárcenas dice que era su despacho- y que fue ella quien prohibió su entrada en la sede de Génova cuando se desvelaron sus cuentas en Suiza en 2013.

Ha negado además que Bárcenas tuviera secretaria y chófer, aunque usaba los servicios de los del partido, y ha subrayado que no fue ella quien suscribió el acuerdo que permitió al extesorero seguir en la sede del partido tras romper la relación laboral.

En el juicio Cospedal ha explicado que cuando en el PP se tuvo conocimiento de que Bárcenas tenía “una cuenta irregular en Suiza de cuarenta y tantos millones, la presunción de inocencia ya no iba a ninguna parte”, ya que se trataba de “un hecho escandaloso y vergonzante”.

Esta circunstancia, unida al hecho de que el extesorero había presentado una demanda de conciliación contra el partido “para intentar demostrar que seguía trabajando en el PP”, ha insistido una vez más en que fue ella misma la que tomó la decisión de prohibirle la entrada en la sede de la calle Génova de Madrid.

 

Temas

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad