• Viernes 12 de Agosto de 2022

El Teatro Clásico de Almagro, un reclamo para los actores más reconocidos y consagrados

La 45 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro ya ha comenzado, con más de 50 espectáculos programados hasta el 24 de julio.

Tal es la repercusión y el peso de esta gran cita cultural, que cada año atrae a muchos de los actores más reconocidos del momento.

Para muchos de los actores hablar de Almagro es hablar de su casa, del pueblo al que van un mes en verano y que regresarán al año siguiente.

En estos días las calles de Almagro se llenan de turistas, de actores y de rostros conocidos, muchos de ellos vuelven al que consideran su pueblo de verano.

Los vecinos ya les conocen, y sienten que son unos almagreños mas.

Una “cuna” de actores

Uno de los actores que este año se ha interesado por la programación del festival ha sido es el actor Carlos Hipólito, conocido por sus apariciones en series como “Vis a Vis” o “Cuéntame cómo pasó”.

Desde hace muchos años el actor ha paseado por las empedradas calles tras el chasquido de los bolillos, ha visto como encalaban las paredes y como rezumaban los versos de cada uno de los espacios.

“Tengo montones de recuerdos de las campanas, de los hoteles, de los bares”

También el actor José Sacristán, ha vuelto este domingo a Almagro para participar en un coloquio.

“Volver a Almagro es un lujo, un privilegio (…) lo que ocurre aquí es un acontecimiento esperanzador”.

Años de amistad, de piscina, de calor y de noches de verano las que vivía Adriana Ozores cada vez que venia con la compañía nacional de Teatro Clasico.

“El tiempo que vienes a Almagro es tiempo que vienes a relajarte, de respirara cultura, amistad, noche…”, asegura la actriz.

Blanca Marsillach, hija del actor Adolfo Marsillach, también recuerda a su padre y sus venidas al famoso festival.

Un lugar de encuentro en el que durante Julio, Almagro se convierte en el pueblo de los famosos.

© Castilla-La Mancha Media 2022

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad