Llegan las grullas a Castilla-La Mancha: todo lo que tienes que saber

Jonathan Gómez Cantero

Las grullas (Grus grus) son unas aves míticas en nuestra región en esta época del año. Cuando el otoño está avanzado y el invierno empieza a mostrar sus intenciones en las tierras del norte de Europa, las grullas viajan al sur buscando temperaturas más apropiadas.

Desde hace unos días, comienzan a llegar a diversos puntos que son de su interés, pues pueden alimentarse y descansar. El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel y el Parque Nacional de Cabañeros, se convierten en su mayor dormidero, sin olvidar otros espacios como la Laguna de El Hito, las Lagunas de Villafranca o buena parte de Extremadura y Teruel.

Tras un viaje de más de 3.000 kilómetros, en muchos casos desde países como Nuera, Suecia o Finlandia, llegan a pasar unos meses de descanso en nuestros campos. Aunque aquí también haga frío en invierno, las temperaturas son mucho más llevaderas que en los países del norte, a los que luego volverán al comenzar la primavera.

Formación en V

Las rutas migratorias están establecidas, y año a año siguen los mismos recorridos, con una formación en flecha o en V, donde los ejemplares adultos y más fuertes se ponen en la punta, guiando a la bandada, y lo más débiles y jóvenes van a la cola aprovechando el “rebufo” y por lo tanto gastando menos energía en el vuelo, lo que les permite recorrer esas grandes distancias.

En esta entrega de Espacio-Tiempo contamos más sobre estas aves y otras especies que llegan en esta época, y que se convierten en muy buenas indicadoras del cambio de tiempo y la llegada del frío, tal y como ocurrirá este próximo fin de semana.

Ya lo dice el refrán: cuando las grullas veas en el cielo, ve poniendo carbón en el brasero.

 

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad