Golpe a una banda de 59 ladrones, que actuaba en Toledo, expertos en robar en naves, bancos o bares

Elena Garcia Fermosel

La Policía Nacional y la Guardia Civil han detenido a 59 personas que integraban una organización criminal dedicada a distintos robos, desde naves industriales, centros comerciales, camiones, entidades bancarias pasando por gasolineras, bares o explotaciones agrarias, que actuaba también en Toledo. Una operación conjunta que ha permitido desarticular un grupo multidelincuencial y que ha permitido esclarecer 126 acciones delictivas.

Los objetivos de sus acciones se situaban en las provincias de Valladolid, Salamanca, Zamora, Burgos, Toledo, A Coruña y Zaragoza, así como en distintos puntos de la Comunidad de Madrid y Cantabria. Los investigadores consideran que los integrantes de esta banda, que actuaban en tres células, tenían un alto grado de especialización.

Hasta tal punto llegaba esta especialización que tras un estudio previo del tipo de robo, elegían cuáles de sus miembros estaban más preparados para la comisión del delito, dependiendo de si tenían que hacer un butrón o si tenían una pericia especial como conductores para cometer un alunizaje. En caso de ser detectados no dudaban en huir poniendo en peligro la vida de los agentes que los habían descubierto, llegando en alguna ocasión a atropellarles en su fuga.

Para evitar dejar huellas en los vehículos que también robaban, los incendiaban después de los asaltos. Según han explicado, eran "profesionales del delito, terriblemente peligrosos" . La investigación continúa abierta, centrada en la actualidad en el estudio de la documentación y efectos intervenidos, esperando demostrar la participación de esta organización criminal en otros hechos delictivos.

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?