Empieza el juicio al vecino de Argamasilla de Calatrava que disparó e hirió a cinco guardias civiles

Ha arranca el juicio contra un vecino de Argamasilla de Calatrava (Ciudad Real) que disparó e hirió a cinco guardias civiles que realizaban una operación en busca de armas.

El acusado de disparar contra siete guardias civiles en su domicilio en Argamasilla de Calatrava (Ciudad Real) en agosto de 2016 ha asegurado este martes durante el juicio que “en ningún momento” supo que “quien entraba en la casa era la Guardia Civil”.

Sobre las armas que se encontraban en posesión del acusado, ha declarado que compró una escopeta, con la que disparó a los agentes, y un rifle por 50 euros cada una, en la puerta de un centro comercial de Puertollano “mientras vendía melones”.

Por su parte, los ocho guardias civiles que han declarado en condición de testigos, han coincidido en que entraron a la vivienda siguiendo el protocolo.

Todos han relatado que en el momento de entrada al domicilio, lo hicieron al grito de “Guardia Civil”, avisando al acusado de que se disponían a entrar en la vivienda.

También ha declarado la mujer, M.A.C., acusada a su vez de un delito de resistencia grave por el que el Fiscal pide cuatro meses de prisión– que ha afirmado que los agentes cuando entraron la cogieron y la sacaron de la vivienda y que uno de los guardias civiles la agredió, agarrándola de la cabeza.

Al presunto autor de los disparos a siete agentes se le imputan un delito de atentado contra la autoridad y cuatro de intento de homicidio, entre otros, que suman una pena de más de 39 años de cárcel.

Disparó con una escopeta a siete guardias civiles 

En el escrito de calificación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Efe, se recoge que el procesado, A.G.R., recibió el 4 de agosto de 2016 con disparos de escopeta de caza a siete guardias civiles durante el registro de su domicilio para intervenir armas y otros objetos para evitar nuevos enfrentamientos entre dos clanes gitanos, consiguiendo herir a cinco de ellos.

Los agentes, amparados por la orden judicial, entraron en el domicilio con escudo balístico, chalecos antibalas y cascos balísticos forzando la puertas con ariete habilitado al efecto y, tras gritar hasta en dos ocasiones “alto, Guardia Civil”, el acusado, “con clara intención de vulnerar el principio de autoridad y de acabar con la vida de los agentes”, hizo dos disparos desde el fondo de la cocina contra los efectivos que se encontraban en el pasillo de la vivienda.

Cinco agentes resultaron heridos y cayeron al suelo, por lo que tuvieron que retroceder y refugiarse en las habitaciones que había a ambos lados del pasillo, y tuvieron que repeler la agresión efectuando siete disparos, tras lo que el acusado pudo huir hasta refugiarse en el tejado de la vivienda colindante, donde fue detenido.

Material intervenido en el domicilio de Argamasilla de Calatrava 

En el registro de la vivienda se hallaron 7 botellas de aire comprimido para armas de aire, 140 cartuchos metálicos, un cargador de rifle y un rifle para el que el procesado no tenía licencia.

Uno de los agentes sufrió heridas múltiples por proyectiles de pequeño tamaño en ambos miembros inferiores, otro resultó herido con pérdida de sustancia de 5 milímetros de diámetro en tercio medio de cara anterior de pierna derecha por el impacto de perdigón y erosión en la cara externa de codo derecho.

Un tercer agente presentó contusión con escoriaciones en codo derecho y dos lesiones contusas puntiformes en cara anterior de brazo en relación con impacto de plomos, mientras que el cuarto sufrió cuatro impactos puntiformes a nivel de la cara interna de muslo derecho y dos impactos en la cara postero-externa de tercio distal de muslo derecho.

Otro sufrió lesión por perdigón en la frente y el muslo izquierdo, mientras los otros dos agentes del operativo, aunque no fueron alcanzados, presentaron distintas contusiones y esguinces.

Penas de cárcel

El ministerio público entiende que el procesado cometió un delito de atentado, por el cual solicita 8 años y 3 meses de prisión; cuatro delitos de homicidio en grado de tentativa por un total de 28 años; un delito de receptación de armas para el que pide 2 años de cárcel; y uno más por tenencia ilícita de armas.

El fiscal también pide indemnizaciones para los agentes por un valor cercano a los 14.000 euros.

© Castilla-La Mancha Media 2021

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad