"Los efectos de la Covid en la salud mental no desaparecerán tras la pandemia", advierte el Colegio de Psicología de CLM

Imagen de la noticia

Nueve meses después del inicio del estado de alarma por el coronavirus, la salud mental de los españoles se resiente. La propia pandemia tiene un impacto psicológico, y los confinamientos, las mascarillas, la distancia social o los cierres perimetrales nos alejan de nuestra forma de relacionarnos con los demás. Sin abrazos, caricias y besos con los no convivientes, estas Navidades son una prueba más para nuestro bienestar emocional ante las limitaciones.

CMM Digital ha consultado con el Colegio Oficial de la Psicología de Castilla-La Mancha los efectos psicológicos de esta crisis sanitaria a corto, medio y largo plazo.

 

La fatiga pandémica

La pandemia ha llenado las consultas de psicología. Primero, con pacientes con miedo a contagiarse. Ahora, se suman los que ven con desánimo esa pseudonormalidad, llena de restricciones que se incrementan y alargan en el tiempo.

Es lo que la OMS ha reconocido este tipo de fatiga emocional o psicológica como pandémica. Sus síntomas: irritabilidad, insomnio, cansancio emocional o desánimo.

Se gravan en personas con dificultades económicas o con trastornos previos o dificultad para adaptarse a los cambios de situación.

Recurrir a un psicólogo

El Colegio Oficial de la Psicología de Castilla-La Mancha recomienda que ante la persistencia de malestar emocional que se traslade a nuestro ámbito personal, social y laboral debemos consultar a un profesional de la Psicología. Porque aunque todos, en mayor o menor medida, sufrimos un impacto emocional, hay algunas personas y colectivos más vulnerables cuyo daño es mayor han necesitan atención urgente.

Por ello, hacen hincapié en que las administraciones presten atención a la salud psicológica y tengan la previsión necesaria para que en los meses futuros se refuerce los sistemas de atención sanitaria.

Olga Moraga Amaya, vicedecana de los psicólogos de Castilla-La Mancha, recuerda que “el ser humano es el animal más social y necesitamos a los demás para desarrollarnos, nuestro ocio casi siempre nos une a los demás”.

Pese a la interferencia de las tecnologías,  considera que “cuando la pandemia esté controlada habrá un eco del impacto de la pandemia pero recuperaremos nuestro manera de relacionarnos, e incluso “los bebés que se han criado en circunstancias de confinamiento”. Cabe destacar el alcance del problema en los mayores o las personas que viven solas: “serán, además de las vulnerables u obsesivas, los que más habrán sufrido las consecuencias de la crisis”, apunta, porque la pandemia lo que ha hecho es “destapar la soledad de estas personas“.

Incremento y refuerzo de las plantillas

Con el inicio de la desescalada en la lucha contra el coronavirus, el Colegio de Psicólogos de CLM envió una carta al Consejero de Sanidad para solicitar un plan de contingencia sanitaria  que contemplara, a medio y largo plazo, el incremento y el refuerzo de las plantillas de especialistas en Psicología Clínica en la prevención y la atención primaria de nuestro Sistema Público de Salud. El objetivo es atender adecuadamente la demanda psicológica por la crisis derivada de la COVID-19.

Para estos especialistas, los efectos no desaparecen cuando finaliza la epidemia o el estado de emergencia. “Especialmente, las secuelas psicológicas y sociales van a seguir presentes y se estima que su incidencia será muy alta”, señalaban.

Para poder atender de manera adecuada esta demanda de atención especializada en Salud Mental en la región instaba a que se contrataran psicólogos especialistas en la red de Atención Primaria, ya que en su opinión “todos los estudios son contundentes en demostrar la eficacia, la eficiencia y el beneficio de los tratamientos psicológicos en los trastornos mentales comunes como primera elección”.

Según la Encuesta Nacional de Salud (2017), en España 1 de cada 10 adultos y 1 de cada 100 niños tiene un problema de salud mental; 1 de cada 20 consultó aun servicio de salud mental y 1 de cada 100 no pudo acceder a la atención especializada por motivos económicos. A este escenario previo a la pandemia, se añade el impacto psicológico en la población general y sus consecuencias socioeconómicas, que desafía los límites de los servicios de Salud Mental en el Sistema Nacional de Salud y la necesidad de planes y actuaciones en Salud Pública. También debemos tener en consideración el posible aumento de las tasas de suicidio, tal y como se ha evidenciado en los periodos de recesión económica.

Según la reciente encuesta del CIS, el 79,3% de los encuestados consideran que ha tenido la pandemia efectos en la salud psicológica de la población, y alcanza el 7,3% de los encuestados los que habían tenido que recurrir a la ayuda de un profesional de la salud mental, siendo el profesional de la psicología el más señalado.

En España hay de pro- medio 4,3 psicólogos por cada 100.000 habitantes. La media europea es 18 por cada 100.000 habitantes. Según la ponencia de estudio del senado hay un déficit de 7.200 profesionales de la psicología en nuestro sistema de salud en 2010. La consecuencia de esta falta de profesionales, es según el Anuario 2020 del Colegio Oficial de la Psicología de Castilla-La Mancha, es la posible utilización compasiva pero excesiva de tratamientos farmacológicos frente a demandas psicológicas ya que en Atención Primaria tampoco se dispone de los recursos necesarios para enfrentarse a la creciente demanda de problemas de salud mental.

Por estas circunstancias, el Colegio Oficial de la Psicología de Castilla-La Mancha reclama a la administración autonómica la ampliación de la plantilla de especialistas en Psicología Clínica tanto en Atención Primaria como en atención especializada.

Un millar de llamadas al Servicio de Asesoramiento Psicológico en Castilla-La Mancha 

Desde la tarde del martes 17 de marzo, hasta el domingo, 10 de mayo, período en el que el Colegio Oficial de la Psicología de Castilla-La Mancha, pusiera a disposición de los usuarios el Servicio de Asesoramiento Psicológico ante el Coronavirus, recibió un total de 948 llamadas telefónicas.

Un equipo de profesionales compuesto por 32 psicólogos y coordinadores que, de modo solidario, tenían entre sus objetivos específicos ofrecer soporte emocional y ayuda de una forma inmediata, prevenir el agravamiento de la sintomatología psicológica y/o emocional, o favorecer estrategias que promuevan el autocuidado, fueron los encargados de atender las dos líneas telefónicas establecidas, cuyas llamadas se produjeron en su mayoría por la mañana (52,9%) frente al 47,1% de las mismas, que se atendieron por la tarde.

La comunidad autónoma que más llamadas realizó fue Castilla-La Mancha (86,9), seguida de la Comunidad de Madrid (4%), Cataluña (2%), Andalucía (1,9%), y Comunidad Valenciana (1,1%), desde Castilla y León, Baleares, Extremadura, Canarias, Aragón, Cantabria, País Vasco, Murcia, Navarra, Asturias, La Rioja y Dinamarca.

El 73% de las llamadas fueron realizadas por mujeres, mientras que el 27% restante las realizaron hombres.

La ansiedad, el duelo, la pre-ocupación por un familiar, amigo o compañero, el mie- do al contagio, los problemas psicológicos previos agravados, información sobre el propio servicio, conflictos
en la vivienda, preocupación por menores, irritabilidad, depresión, tristeza, situaciones de malos tratos y/o abusos o rupturas de pareja, fueron los asuntos más atendidos.

Entre aquellas personas que llamaron, el 10,5% eran enfermos de COVID-19 y el 22,2% tenían algún familiar enfermo de COVID-19 y el 1,4% lo sospechaban.
El 15,9% tenían algún familiar que ha fallecido por COVID-19.

La edad media de los usuarios fue de 48 años, y el rango ha oscilado entre 17 y 87 años.  Los correos electrónicos recibidos fueron 106 y con ellos, se trató de dar respuesta a la situación emocional, problemas relacionales, a procesos de duelo y a psicólogos dispuestos a ayudar en la implementación de este tipo de medida.

 

© Castilla-La Mancha Media 2021

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad