Nieblas: todo lo que debes saber sobre ellas

Jonathan Gómez Cantero

  • Las nieblas son frecuentes en nuestra región

  • Dificultan la visibilidad y son un problema en las carreteras

Las nieblas son un fenómeno muy frecuente en nuestra región. Especialmente en los meses de otoño e invierno, suelen aparecer con frecuencia, sobre todo en zonas llanas y bajas, provocando una mala visibilidad y problemas en las carreteras. Hace años en la comarca de La Sagra, en la provincia de Toledo, se vivió el que probablemente sea el accidente con un mayor número de coches implicados de la historia reciente de nuestro país, y todo, por la mala visibilidad.

Cuando es poco densa y la visibilidad es de al menos 2-3km se llama neblina, pero si la visibilidad es inferior, se llama niebla.

En estos últimos días se han producido en muchos puntos de la región, manteniéndose no sólo por la noche y por la mañana, sino durante todo el día, sin levantar dejando un ambiente húmedo y fresco.

Tipos de nieblas

Existen varios tipos de nieblas que conviene conocer para saber su origen y cómo se producen:

Nieblas de radiación

Son las más frecuentes en nuestra región y se producen en noches de cielos completamente despejados. La ausencia de nubes ayuda a que el “calor” que emite la tierra durante la noche, no quede almacenado en las capas bajas, pues las nubes hacen efecto tapadera. Ese calor se pierde y por lo tanto las capas bajas se enfrían, condensándose la humedad y formándose las nieblas.

Nieblas de radiación

Nieblas de evaporación

Cuando tenemos aire frío y el agua tiene una temperatura superior, se produce evaporación, condensándose esa humedad y formando nieblas sobre el agua. Normalmente ocurre sobre ríos, lagos, lagunas, embalses… y son bien conocidas por los pescadores que suelen llegar bien temprano a las orillas.

Nieblas de evaporación

Nieblas de advección

Se produce por el movimiento (o advección) de una masa de aire húmeda sobre una superficie fría, que es la que provoca la condensación. A medida que avanza y se enfría se forma la niebla, algo que ocurre en zonas marítimas y de litoral.

Nieblas de advección

Además existen otros tipos de nieblas como la orográfica, que se forma por la condensación de la humedad en zonas de montaña a medida que asciende y se enfría. En ocasiones, si la temperatura es muy baja, las partículas de agua se congelan y la niebla deposita hielo en vez de humedad.

“Mañanitas de niebla, tardecitas de paseo”

Este refrán tiene mucho de cierto, pero no siempre es correcto. Hay veces que la niebla no levanta en todo el día, e incluso por la tarde puede dejar la superficie cubierta.
En el caso de nieblas de radiación, como se producen con ausencia de nubes altas y tienen que producirse bajas temperaturas para que se forma la niebla, cuando el día avanza, el aire se calienta, la niebla se disipa y como no hay nubes los cielos se quedan despejados.

Como cada miércoles en Castilla-La Mancha Despierta en la sección de Espacio Tiempo, Jonathan Gómez Cantero ha contado y explicado en directo los tipos de niebla.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad