• Miércoles 18 de Septiembre de 2019
  • Nacional

Toledo recibirá ayudas del Gobierno para la reforestación de la zona afectada por el incendio

El Consejo de Ministros ha ratificado la emergencia de las actuaciones hidrológico-forestales en las áreas afectadas por los incendios forestales declarados, el pasado mes de junio, en las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha (concretamente en Toledo), en Castilla y León y Madrid.

Estos incendios afectaron a 4.828 hectáreas en el término municipal de Toledo y en varios municipios de las provincias de Ávila y de Madrid y supondrán una inversión de 1.199.611 euros, ha informado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

El incendio forestal declarado en las cercanías de la ciudad de Toledo afectó un total de 1.227,44 hectáreas, de las que más de 1.000 eran arboladas de monte mediterráneo consistente en encinas, enebros, cornicabras, espino negro y jazmín, en una zona de interfaz urbano-forestal de gran valor paisajístico y natural.

La superficie afectada, cercana a la red fluvial del Tajo, está vertebrada por un mosaico de vegetación mediterránea de gran importancia para las especies de fauna.

Así, esta zona está incluida en el área crítica del águila perdicera, en las zonas de importancia de buitre negro y águila imperial y en las zonas de dispersión de águila imperial y águila perdicera; las obras de restauración hidrológico-forestal supondrán una inversión de 299.940 euros.

El incendio forestal que se produjo en el municipio de Gavilanes, en la provincia de Ávila, se extendió hasta el vecino municipio de Pedro Bernardo donde finalmente tendría la mayor parte de su desarrollo.

El incendio forestal declarado en el término municipal de Almorox (Toledo) se extendió hacia el noroeste, afectando a los términos municipales de Cenicientos, Cadalso de los Vidrios y Rozas de Puerto Real en la provincia de Madrid.

En estos incendios, además de la pérdida intrínseca del valor ecológico y económico del sistema forestal, la eliminación de la función protectora de la vegetación origina el desencadenamiento o aceleración de procesos de erosión en sus diversos tipos, especialmente en localizaciones con fuertes pendientes y en suelos erosionables.

Por ello, el objetivo principal de las actuaciones de emergencia es disminuir el aporte de cenizas y arrastres contribuyendo al restablecimiento de la vegetación existente en la zona previamente al incendio, así como garantizar el suministro de agua potable y evitar la proliferación de plagas y de procesos erosivos, como consecuencia del debilitamiento y pérdida de la cubierta forestal.

Las obras de restauración contemplan, entre otras actuaciones el apeo de pies quemados, actuaciones de protección contra la erosión hídrica, el semillado, la restauración de hábitats naturales para la fauna silvestre protegida en los espacios Red Natura 2000, así como la adecuación de las infraestructuras dañadas.
Con estas actuaciones de emergencia el Ministerio apoya a las comunidades autónomas en los trabajos de restauración, para paliar los efectos de los incendios forestales en sus ámbitos territoriales.

EFE

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad