UCLM alerta de las pérdidas "irreparables", también en avances científicos, por los incendios del Amazonas

Imagen de la noticia

Las consecuencias de los incendios en el Amazonas (Brasil) son enormes desde el punto de vista medioambiental y también del conocimiento. Según la Agencia Espacial Brasileña, este año el número de incendios forestales amazónicos ha aumentado un 83%, en comparación con el mismo período de 2018. Pero estos fuegos no sólo matan la biodiversidad y los ecosistemas, también dañan la salud de millones de personas y las esperanzas de curación de muchas otras.

Pérdida del conocimiento

Como en la película de Sean Connery, “Los últimos días del Eden”, (Medicine Man, en versión original), el Amazonas  no sólo es una joya medioambiental, sino también para los investigadores.

Para Francisco Javier Tapiador, Decano de la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímica de la Universidad de Castilla-La Mancha, los incendios del Amazonas suponen una pérdida de biodiversidad irreparable, no solo para que el planeta funcione dentro los parámetros de equilibrio actuales, sino para permitirnos conocer mejor la naturaleza, la riqueza de plantas tropicales con propiedades aún desconocidas. El Amazonas lleva décadas siendo una fuente importante de nuevos descubrimientos para afrontar enfermedades, como el cáncer.

Por lo tanto, para Tapiador, lo que está en peligro es ese conocimiento que está aún por descubrir y que es importantísimo para que la ciencia avance.

Centenares de jóvenes, en el Fridays for Future,  en la manifestación de este viernes ante el consulado de Brasil en Barcelona 

Efectos planetarios

Además, recuerda, que aunque la mayor parte del oxígeno que respiramos venga del mar, los bosques tropicales son también un elemento muy importante de la atmósfera. Los árboles mueven la humedad desde el suelo a la atmósfera dentro de un ciclo global cuyos efectos son planetarios. El que haya menos árboles en el Amazonas puede llevar a que llueva menos en otras partes del mundo. Puede suponer  “megasequías” para las que no estamos preparados.

Pero la sequía no es sólo consecuencia de estos fuegos, es también origen. El combustible en el Amazonas, los bosques, están más secos y son más fáciles de quemar por la gente, que a falta de recursos, quema un trozo de bosque para cultivarlo, ignorando, que en poco tiempo, estas explotaciones acabarán con la fertilidad del suelo y la vegetación natural. Entonces, solo les quedará moverse y continuar con este ciclo  de quemas en el Amazonas, lucha en definitiva, por la supervivencia. Una problemática ante la que el decano de la UCLM cree que tendría que haber una respuesta internacional, aunque ésta resulte incómoda para los gobiernos locales y para los mercados internacionales.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad