Ana Julia Quezada, culpable del asesinato con alevosía de Gabriel Cruz

El jurado popular ha declarado culpable por unanimidad de asesinar a Gabriel Cruz con alevosía a Ana Julia Quezada, autora confesa del crimen del niño Gabriel Cruz, de ocho años, el pasado 27 de febrero de 2018 en Níjar (Almería). Ahora será el juez quien imponga la pena para Ana Julia Quezada, que podría ser prisión permanente revisable tal y como pide acusación particular y la fiscalía.

El jurado popular que desde el pasado 9 de septiembre juzga a Ana Julia Quezada, la única acusada por el asesinato del niño Gabriel Cruz, comenzó su deliberación este miércoles para determinar el grado de culpabilidad de la investigada.

En presencia de los padres del menor, y en audiencia pública, el jurado ha considerado probado por unanimidad que, de acuerdo con los forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) que practicaron la autopsia, “tras el impacto” la acusada “procedió con sus propias manos” a la oclusión de los orificios respiratorios “con fuerza, hasta vencer su resistencia y provocar su fallecimiento” por asfixia mecánica por sofocación.

Culpable por unanimidad

El jurado ha considerado culpable a Ana Julia de un hecho de lesiones psíquicas hacia la madre del niño, Patricia Ramírez, porque la acusada era consciente del menoscabo que realizaba con su actitud. A quién se ha destacado que le llegó a decir durante los días de búsqueda del niño: «Hoy lo vamos a encontrar, hoy va a aparecer, le vamos a dar coca-cola…»

También ha considerado culpable a Quezada de lesiones psíquicas hacia el padre de Gabriel, Ángel Cruz, que en el momento del asesinato era su pareja. Ambos progenitores reciben tratamiento médico por el daño psicológico , y según se ha declarado en el juicio por un “período sin determinar”.

Tampoco han considerado probado que la acusada, Ana Julia Quezada, actuara bajo los efectos de medicación ansiolítica, que le llevara a ocultar el crimen del niño hasta su detención.

La Fiscalía mantiene su petición inicial de condena de prisión permanente revisable para Ana Julia Quezada, y solicita una indemnización de 300.000 euros para cada uno de los progenitores por el daño moral causado.

Prisión permanente revisable

El abogado de la acusación, Francisco Torres ha pedido prisión permanente revisable para Ana Julia Quezada. Siguen manteniendo las indemnizaciones solicitadas inicialmente. El letrado de la defensa, Esteban Hernández-Thiel, reconoce «lo que establece el código penal» sin llegar a nombrar la prisión permanente revisable para el delito de asesinato con alevosía. Por su parte el jurado se opone a la suspensión de la ejecución de la pena o petición de indulto, total o parcial.

En este juicio también se ha solicitado la prohibición para Ana Julia de acercarse a menos de 1000 metros de cualquier lugar donde estén Ángel o Patricia, los padres del niño y cualquier tipo de comunicación con ellos.

El jurado  ha valorado si considera probado o no probado cada uno de los hechos que se han expuesto durante el juicio. Han sido necesarios al menos siete votos para estimar probado un hecho desfavorable a la acusada y cinco votos para estimar probado un hecho favorable a la acusada.

Fue la magistrada Alejandra Dodero quien facilitó en la sala de vistas, ante la Fiscalía, acusación particular, defensa y la propia Quezada, las primeras instrucciones a las siete mujeres y dos hombres del jurado sobre cómo deben redactar y elaborar el veredicto que servirá de base para la futura sentencia.

Hechos probados o no probados

Dodero ha insistido en que debían declarar probados o no los diferentes puntos recogidos “en base a las pruebas que han presenciado directamente” y actuar con “total independencia, valorar y decidir lo que cada uno personalmente crea que es correcto” pero actuando con “responsabilidad” y ateniéndose a las conclusiones “racionalmente” obtenidas a lo largo de la vista.

Ha recordado que juraron o prometieron actuar con “imparcialidad, sin odio ni afecto”, dejando “fuera todo tipo de sentimientos”.

Durante este tiempo de deliberación han estado incomunicados, sin recibir llamadas, visitas o hablar con medios de comunicación; se les retiraron los teléfonos móviles porque todos las deliberaciones “son secretas y no se pueden contar a nadie”.

Veredicto divido en cinco partes

El objeto del veredicto está dividido en cinco partes, una por cada una de las posibles acusaciones, con el grado de participación, circunstancias modificativas y el hecho delictivo sobre el que deben determinar la culpabilidad o inculpabilidad”.

En concreto, han debido determinar si la acusada es culpable de un delito de asesinato con alevosía, como sostiene la fiscal Elena María Fernández, que reclama prisión permanente revisable para Quezada por este ilícito, o si como sostiene la defensa de los padres de Gabriel Cruz concurre también ensañamiento, si bien la pena solicitada sería la misma en este caso.

El juicio ha quedado visto para sentencia.  Será la magistrada encargada del caso quién deberá deliberar y emitir la condena.  Ana Julia Quezada podría ser la primera mujer condenada a prisión permanente revisable por el crimen de Gabriel Cruz. Según los requisitos que establece el Código Penal en su artículo 140, en este caso se cumple uno de los requisitos: Gabriel era menor de 16 años.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad