El Parlament desafía al Constitucional y vota la moción de autodeterminación de la CUP

La Fiscalía General del Estado ha ordenado a la Fiscalía de Cataluña que investigue “la posible trascendencia penal” de las decisiones adoptadas por la Mesa del Parlament de Cataluña durante las últimas semanas pese a las continuas advertencias del Tribunal Constitucional.

La Fiscalía ha informado de esta decisión después de que el Parlament haya aprobado una moción a favor de ejercer la autodeterminación en un pleno adelantado por el presidente de la Cámara, Roger Torrent, de modo que se ha celebrado mientras el Constitucional aprobaba una resolución para anular la tramitación de esa iniciativa.

El polémico texto, iniciativa de la CUP, ha salido adelante gracias al apoyo de JxCat, ERC y la CUP, y la abstención de los comunes, mientras que Ciudadanos, PSC-Units y PPC no han participado en la votación; los naranjas han abandonado el hemiciclo, mientras que socialistas y populares han mantenido su asistencia pero no han votado.

La iniciativa se tenía que abordar este martes por la tarde, pero el debate ha arrancado poco después de las 09.00 horas después de que ayer el presidente del Parlament, Roger Torrent, adelantara el pleno para que se pudiera votar la polémica moción antes de que terminara la reunión del Constitucional, que tenía que ser por la mañana, y que finalmente también se ha adelantado a las 09.30 horas.

Esta suerte de carrera entre el Parlament y el TC ha provocado que la moción del Parlament se haya aprobado casi en paralelo a la decisión del Alto Tribunal de suspender la admisión a trámite de la misma y apercibir por cuarta vez a Torrent de las posibles consecuencias penales de tramitar mociones que reafirmen el objetivo de la autodeterminación, como es el caso del texto de la CUP.

El quid de la cuestión estaría en si Torrent ha recibido una notificación del Tribunal Constitucional con la decisión adoptada antes de la votación o no, algo que el presidente de la cámara ha negado antes de que se llegara a votar, al ser preguntado al respecto.

En el Parlament, el debate previo a la votación del texto de la CUP ha sido convulso desde el minuto cero: nada más empezar la sesión, ERC ha pedido que la polémica moción fuera el primer punto del día, algo que han secundado JxCat, comunes y CUP, pero que ha provocado indignación en el resto de grupos.
Desde las filas de Cs, PSC-Units y PPC han considerado que esta modificación del orden del día es una maniobra “injustificada” y “arbitraria” que constituye “menosprecio a la institución”, y han reclamado un informe de los letrados al respecto y que se reuniera la Junta de Portavoces.

Pese a estas peticiones, Torrent ha seguido adelante con el debate de la moción, lo que para el diputado de Ciudadanos Ignacio Martín Blanco constituye una “actitud autoritaria”. “Los gobernantes no están por encima de la ley” ha advertido a Torrent.

En la misma línea, el líder del PPC, Alejandro Fernández, ha reprochado al presidente del Parlament que haya “pisoteado los derechos y libertades de la oposición”, y ha ironizado sobre su actuación para adelantarse al TC: “La desobediencia se queda hoy en un pellizco de monja”.

Desde PSC-Units, Ferran Pedret ha dicho que “ningún parlamento puede decidirlo todo”, mientras que el diputado de los comunes Lucas Ferro ha defendido que los parlamentos deberían poder manifestar cualquier “voluntad política”.

Desde las filas independentistas, JxCat, ERC y CUP han defendido que el Parlament debe poder “hablar de todo” y han deplorado que el TC pretenda coartar las iniciativas parlamentarias. “¿Qué da miedo?”, ha espetado la ‘cupaire’ Maria Sirvent a las fuerzas constitucionalistas, tras lo cual ha resuelto que España “solo se aguanta por la represión”.

EFE

© Castilla-La Mancha Media 2020

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad