Guardia Civil confirma que la detenida por el asesinato de Gabriel actuó sola

Detención ilegal y asesinato, es la calificación de los delitos que recoge la instrucción policial por el crimen de Níjar

Ana Julia Quezada sería la única autora del asesinato de Gabriel Cruz, el menor de 8 años que el pasado domingo hallaron muerto en el maletero de la detenida. La instrucción policial de la Guardia Civil le acusa de dos presuntos delitos: detención ilegal y asesinato.

En una rueda de prensa ofrecida por el el teniente coronel de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, José Hernández Mosquera, y el comandante de la UCO Juan Jesús Reina, responsables de la investigación han relatado los hechos acaecidos desde la desaparición del niño Gabriel Cruz, de 8 años, desaparecido el 27 de febrero en Las Hortichuelas (Almería) y cuyo cadáver fue hallado el pasado día 4 y detenida la compañera sentimental de su padre.

“No hubo discusión previa”

Según los investigadores, la camiseta fue colocada en la finca de la familia de Rodalquilar, cerca de la cual vive una expareja de Ana Julia, quien insistió al padre del niño y su compañero sentimental en buscar en esa zona, y, en un descuido, dejó caer la prenda.

Los investigadores de la Guardia Civil al frente de la búsqueda del niño Gabriel Cruz han rechazado en base a las pruebas recabadas el relato de los hechos de la presunta asesina, Ana Julia Quezada, de que mató al pequeño tras una discusión previa. “Los padres educaron en todo momento al niño en el amor y el respeto, en ningún momento Gabriel pudo hacer esos insultos”, han defendido.

Los mandos de la Guardia Civil han explicado en una rueda de prensa desde Almería que, según los indicios, el cuerpo permaneció en todo momento escondido en un “agujero” junto a la vivienda de la finca familiar en Rodalquilar, a unos cinco kilómetros de Hortichuelas de Níjar, el pueblo del que desapareció el 27 de febrero.

Ocultó el cadáver semidesnudo tras asfixiarlo, sin poder dar los investigadores más detallas al estar aún declarado el secreto de sumario. Los investigadores aseguran que tienen acreditado que Ana Julia Quezada actuó sola y que actuó de acuerdo a un “patrón ilógico”. “Estamos convencidos de que tenemos la carga de prueba para demostrar los hechos”, han dicho sobre la autoría de la detenida, la pareja del padre del menor.

“Frialdad máxima” de la acusada

La Guardia Civil considera que Ana Julia Quezada, la autora confesa de la muerte del niño Gabriel, es desde el “punto de vista policial” una persona de una “frialdad máxima” que mantiene una “falta de empatía hacia otras personas” y “egocéntrica”.

Hernández Mosquera y Reina han señalado que durante la investigación se percibieron ciertas “actitudes” sospechosas y un “cúmulo de incongruencias, de movimientos extraños”, entre ellos la aparición de la camiseta del niño junto a una depuradora, punto determinante para centrar definitivamente el foco sobre ella.

“Queríamos que cometiera el último error y lo hizo la mañana del domingo cuando se vio un poco más liberada. La pena es que queríamos que nos llevase a Gabriel y nos llevó al sitio donde estaba enterrado”, ha dicho.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad