Multa a una empresa por despedir a un empleado con las grabaciones de un móvil como prueba

Una empresa utilizó las grabaciones de un móvil para justificar el despido de un empleado que no cumplía con su trabajo. Ha sido condenada a pagar 12.000 euros de indemnización por incumplir las leyes de protección de datos. Las imágenes, obtenidas por otro compañero sin el consentimiento del trabajador, han incumplido la normativa de la Agencia de Protección de Datos. Grabar y difundir imágenes de otra persona sin su permiso, supone un delito.

¿Son legales las grabaciones en el trabajo?

La respuesta es sí. Siempre y cuando se advierta de la presencia de cámaras, aunque no sean zonas videovigiladas. “Cuando se recaban datos de tipo personal se debe informar del tratamiento, siempre”, asegura la abogada Ainhoa García. Si en nuestro puesto de trabajo hay cámaras, se informa debidamente de su presencia y el tratamiento que se hará de los datos, pueden grabarnos y utilizar esas imágenes como pruebas. Como en el caso tratado anteriormente, si se hace de forma ilegítima, podemos tomar medidas. En este caso, la empresa finalmente ha sido condenada a pagar una multa. En caso de descubrir que una empresa graba a sus empleados  de forma ilícita, se puede recurrir a la justicia por considerarse intromisiones ilégitimas en su vida privada o fuera de ella.

Las personas no están debidamente informadas de sus derechos por las autoridades, en un mundo cada vez más digitalizado y donde la línea que delimita la privacidad es cada vez más difusa.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad