Primera noche sin protestas violentas en Cataluña tras la sentencia del procés

Imagen de la noticia

Las carreteras catalanas han amanecido la mañana de este lunes con normalidad y sin ningún corte después de una semana de conocerse la sentencia del juicio del procés, según ha informado el Servei Català de Trànsit.

Desde el pasado martes, día después de la decisión del Tribunal Supremo, manifestantes han protagonizado diversos cortes en la red viaria, con algunos que duraron horas y otros, como en la AP-7 a la altura de la Jonquera (Girona), más de un día.

Una semana después de la publicación de la sentencia del “procés”, los partidos políticos catalanes analizan la situación, tras días de graves disturbios en las calles de Barcelona y de otras ciudades catalanas que han puesto en aprietos al Govern de Quim Torra.

Las protestas han dejado en Cataluña unos 600 heridos, entre ellos un policía nacional muy grave y cuatro manifestantes que han perdido un ojo, 28 encarcelados y daños que superan los 2,5 millones de euros.

Basura en el “vertedero”

Cataluña ha vivido este domingo una nueva jornada de protestas y movilizaciones contra la condena a los líderes del ‘procés’ en la que, por primera vez en siete días, no se han registrado enfrentamientos entre manifestantes y policía.
El independentismo ha convocado hoy numerosos actos de protesta en ciudades como Barcelona, Sabadell, Mataró, Lleida o Girona, aunque todos ellos se han desarrollado de forma pacífica y sin incidentes destacados.

La calma, pues, ha vuelto a las calles de Cataluña, y especialmente de Barcelona, escenario de los principales altercados.

En Barcelona, unas 2.700 personas según la Guardia Urbana, han secundado esta tarde la convocatoria de “Pícnic per la República” y han arrojado bolsas de basura, en su mayoría rellenas de papel, en el perímetro de seguridad de la sede en Barcelona de Delegación del Gobierno, para simular que este edificio es un “vertedero”.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad