La economía alemana echa el freno y tumba las bolsas

El temor a una nueva recesión económica se ha apoderado de los mercados. Tras una jornada de fuertes pérdidas en Wall Street, las bolsas europeas resisten. Los inversores han reaccionado mal a los datos que llegan de Alemania. La mayor economía de la zona euro bordea la recesión. Su producto interior bruto entre abril y junio se redujo un 0,1% respecto al primer trimestre de 2019.

Es la segunda vez en menos de un año que Alemania entra en números rojos. La mayor economía de la zona euro, la locomotora como la llaman los expertos, sufre las consecuencias de la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Por un lado ha frenado las exportaciones y por el otro ha provocado una caída de la producción industrial, sobre todo la del sector del automóvil. Para mantenerse Alemania necesita vender coches. Y las ventas llevan siete meses de caídas. A esta receta hay que añadir la incertidumbre sobre un posible Brexit sin acuerdo. En cifras, según Eurostat, la Agencia Europea de Estadística:

PIB Alemania

La economía alemana se contrae y roza la recesión y al otro lado del mundo, en Nueva York, lo interpretan como un mal presagio, el primer síntoma de la ralentización económica global. Los inversores pierden la confianza, Wall Street cae un 3% y registra la peor sesión del año.

“Las guerras comerciales son horribles para la economía global y las políticas proteccionistas de Trump pueden ser buenas de alguna manera para Estados Unidos a corto plazo, pero realmente malas para el país y la economía global a largo plazo”, afirma Ross Gerber, CEO de Gerber Kawasaki.

Ayer lo que desató la alarma fue que la rentabilidad de los bonos del tesoro estadounidense a 10 años, cayó por debajo de la deuda a dos. La última vez que ocurrió esto fue 2007 cuando Estados Unidos se precipitaba hacía la Gran Recesión.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad