La NASA alerta de que las inundaciones crecerán durante la próxima década

Imagen de la noticia

Un nuevo estudio de la NASA alerta de que el problema de las grandes inundaciones es mucho mayor de lo que se pensaba. Las ciudades costeras pueden sufrir un drástico incremento de inundaciones en la década que viene. Además, en el estudio se adelanta 70 años la predicción del hundimiento total bajo el agua de estas urbes.

Según el documento realizado por la NASA, el motivo de esta subida se debe a la unión de dos circunstancias. La primera de ellas es el cambio climático y el deshielo de los polos que lleva consigo. La segunda, tiene como protagonista a la Luna y cómo esta se mueve en elipsis alrededor de nuestro planeta.

“Cuando miramos otros factores que hacían que el nivel del agua variase, nos enfocamos en uno, el ciclo nodal” explica Ben Hamlington, líder del equipo de la NASA que ha elaborado el estudio. “Este ciclo está relacionado con la orientación de la Luna respecto a la Tierra” añade.

La forma en que la que el satélite gira alrededor de la Tierra, afecta a las mareas y las altera. El estudio ha descubierto que este efecto de la Luna sobre las mareas hace que el nivel del mar suba, lo que provocará que las inundaciones aumenten entre 2030 y 2040.

Pese a que el estudio se centra en las costas estadounidenses, la NASA dice que es aplicable a todo el mundo. De esta manera, han descubierto que las zonas tropicales son las más vulnerables a este fenómeno. Gracias a otro satélite, los científicos han identificado las zonas costeras que son lo suficientemente bajas para para ser vulnerables a la subida de un metro del nivel del mar. El 62% de estas zonas se encuentran en los trópicos.

¿Qué se puede hacer para evitar estas inundaciones en el futuro?

Con las recientes inundaciones que han sufrido en el centro de Europa, el cambio climático ha vuelto a entrar en el debate político. La búsqueda de soluciones que prevengan a los ciudadanos sobre este tipo de fenómenos se ha convertido en uno de los intereses principales en el ámbito político. Al menos, en Europa.

Como ya hemos contado, una de las causas de este aumento de las inundaciones es el cambio climático. Por este motivo, la Unión Europea ha presentado hace apenas unos días un paquete de medidas llamado ‘Fit For 55’, con el que pretende que en 2030 la emisión de gases de efecto invernadero sea un 55% menor a la de 1990 y que no se emita ninguno en 2050.

Por su parte, la canciller alemana Ángela Merkel pedía este fin de semana que se tomen medidas para frenar el cambio climático. “Haremos frente a esta fuerza de la naturaleza, a corto, pero también a mediano y largo plazo” decía la canciller en uno de los pueblos devastados por las inundaciones de la semana pasada en el país. Recalca la importancia de tomar medidas a largo plazo para que este tipo de desastres no vuelvan a ocurrir.

 

 

Según Ben Hamlington, líder del equipo que ha realizado el estudio de la NASA, es importante que las ciudades tengan proyectos, que impidan, a la larga, que las inundaciones tengan unos efectos tan duros sobre su territorio.

Algunas ciudades ya han conseguido reducir con éxito las inundaciones causadas por la subida del nivel del mar. Venecia ha visto durante el último año cómo sus calles dejaban de inundarse con el aumento de la marea, gracias al MOSE (Módulo Experimental Electromecánico), un sistema de diques que bloquea la entrada de agua cuando se activa.

Otro ejemplo es Puerto Morelos. Esta ciudad mexicana ha conseguido proteger su costa ante los huracanes gracias a un dique en el que se ha creado de manera artificial un arrecife de coral que disminuye la fuerza del oleaje y los huracanes en un 97%.

 

Reuters/Atlantic Network for Coastal Risks Managment/Instituto Ecología México/DW

© Castilla-La Mancha Media 2021

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad