Los demócratas imputan a Donald Trump cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso

Los legisladores demócratas de la Cámara de Representantes han desvelado los dos cargos formales de imputación del juicio político al presidente estadounidense, Donald Trump: abuso de poder y obstrucción al Congreso.

“La Comisión Judicial anuncia dos artículos como cargos del ‘impeachment‘ contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por graves crímenes”, ha dicho Jerry Nadler, el presidente del Comité Judicial de la Cámara. Explica que en el primero de ellos se acusa a Trump de anteponer sus preocupaciones políticas al interés nacional; y por el segundo de obstruir los intentos de investigación del Congreso.

Respuesta de la Casa Blanca

La contundente respuesta de la Casa Blanca no se ha hecho esperar. Acusan a la oposición de ir en contra de la voluntad popular en las urnas. “Los demócratas han querido durante un largo tiempo dar la vuelta a los votos de 63 millones de estadounidenses. Han determinado que deben imputar al presidente Trump porque no pueden ganarle legítimamente en las urnas”, ha afirmado la portavoz presidencial Stephanie Grishman.

Para Grishman, el anuncio de los cargos políticos “no perjudica al presidente, perjudica a los estadounidenses, que esperan que sus cargos electos trabajen en su nombre para fortalecer” el país. Por su parte, Trump ha negado cualquier desviación de sus funciones presidenciales, tachando de “caza de brujas” el juicio político en su contra. “¡Caza de brujas!”, ha escrito en Twitter.

Siguiente paso

Nadler ha explicado que la Comisión Judicial se reunirá a finales de esta semana para aprobar oficialmente el pliego de cargos, que contendrá estos dos delitos, tras lo cual pasará al pleno de la Cámara de Representantes, que decidirá por mayoría simple si envía a juicio a Trump, lo que sería el ‘impeachment’ en sentido estricto.

De aprobarlo, el juicio contra Trump se celebraría en el Senado (con mayoría republicana). El jefe del Supremo ejercería de presidente del tribunal que conformarían los propios senadores. Para condenar al presidente, se necesita una mayoría de al menos dos tercios.

Trump pasa a la lista histórica como el cuarto mandatario en afrontar cargos políticos para un proceso de destitución desde la creación de Estados Unidos, tras Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998, ambos absueltos por el Senado; y Richard Nixon, quien renunció al cargo en 1974 antes de que concluyera el procedimiento.

 

AGENCIAS | CMM

© Castilla-La Mancha Media 2020

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad