Se cumple un año de los primeros casos de coronavirus en Wuhan

La pandemia de COVID-19 derivada de la enfermedad por coronavirus 2019 , ocasionada por el virus SARS-CoV-2 (coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave tipo 2)  se identificó por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan. Capital de la provincia de Hubei, en la República Popular China, su nombre se nos grabó a fuego tras conocerse los primeros  casos locales de un grupo de personas enfermas con un tipo de neumonía desconocida. La mayoría de individuos afectados tenían vinculación con trabajadores del Mercado Mayorista de Mariscos del Sur de China de Wuhan.​ La Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconoció como una pandemia el 11 de marzo de 2020​

Más de un millón de muertos

Hasta el 30 de noviembre de 2020, se ha informado de más de 63.5 millones de casos de la enfermedad en 254 países y territorios en el mundo (los cinco países con mayor número de infectados son Estados Unidos, India, Brasil, Rusia y Francia), con más de 1.4 millones de muertes (los cinco países con mayor cantidad de fallecidos son Estados Unidos, Brasil, India, México y Reino Unido), más de 43.9 millones de casos de personas recuperadas10​11​ (los cinco países con mayor número de personas recuperadas son India, Estados Unidos, Brasil, Rusia y Argentina) y más de 18.1 millones de casos activos (los cinco países con mayor número de casos activos son Estados Unidos, Francia, Italia, Brasil y Bélgica). Por otra parte, para octubre de 2020, la Organización Mundial de la Salud estimaba que al menos un 10 % de la población mundial ya se ha contagiado de esta enfermedad (unas 780 millones de personas infectados aproximadamente), debido al gran subregistro de casos a nivel mundial.12​13​

¿Qué sabemos del virus?

El virus se transmite generalmente de persona a persona a través de las pequeñas gotas de saliva, conocidas como aerosoles, que se emiten al hablar, estornudar, toser o respirar.Se difunde principalmente cuando las personas están en contacto cercano, pero también se puede difundir al tocar una superficie contaminada y luego llevar las manos contaminadas a la cara o las mucosas. Su período de incubación suele ser de cinco días, pero puede variar de dos a catorce días.17​18​ Los síntomas más comunes son la fiebre, la tos seca y dificultades para respirar.17​ Las complicaciones pueden incluir la neumonía, el síndrome respiratorio agudo o la sepsis.19​20​21​ Pese a haber numerosas vacunas en desarrollo, todavía no existe una o tratamiento antivírico específico,15​ por lo que actualmente la única forma de abordaje del mal es a través de la terapia sintomática y de apoyo.22​

Las medidas preventivas

Las medidas de prevención recomendadas incluyen lavarse las manos, cubrirse la boca al toser, el distanciamiento físico entre las personas y el uso de mascarillas, además del autoaislamiento y el seguimiento para las personas sospechosas de estar infectadas. Las personas de la tercera edad y las que tienen padecimientos como la diabetes, cardiopatías, enfermedades respiratorias, hipertensión arterial o inmunodeficiencias tienen un riesgo mucho mayor de contraer la enfermedad y de llegar a tener complicaciones graves, por lo que se sugiere quedarse en casa tanto como sea posible.

El coronavirus en los animales

Asimismo, se ha confirmado que otros animales —como perros, gatos, tigres, leones y murciélagos— pueden contraer el COVID-19 al igual que los seres humanos. Aún está en estudio si los animales también deberían tomar las mismas medidas de distanciamiento que los seres humanos para evitar su propagación.24​25​ Para evitar la expansión del virus, los gobiernos han impuesto restricciones de viajes, cuarentenas, confinamientos, cancelación de eventos y el cierre de establecimientos.

Los efectos de la pandemia a nivel mundial

La pandemia ha tenido un efecto socioeconómico disruptivo. Se han cerrado colegios y universidades en más de 124 países, lo que ha afectado a más de 2200 millones de estudiantes. Un tercio de la población mundial se encuentra confinada, con fuertes restricciones de movimientos,​ lo cual ha conducido a una reducción drástica de la actividad económica y a un aumento paralelo del desempleo.Se han desatado maniobras de desinformación y teorías conspirativas sobre el virus, así como algunos incidentes de xenofobia y racismo contra ciudadanos chinos y de otros países del este y sudeste asiático. Debido a la reducción de los viajes y al cierre de numerosas empresas, ha habido un descenso en la contaminación atmosférica.

Las fábricas chinas en máximos 

Mientras tanto, la actividad del sector manufacturero de China se ha incrementado significativamente en noviembre, cuando el índice de gestores de compras (PMI) se ha situado en 54,9 puntos, frente a los 53,6 del mes anterior, lo que supone la mejor lectura del dato desde noviembre de 2010, según la consultora Caixin.
De este modo, las condiciones del sector manufacturero de China han encadenado siete meses consecutivos al alza, consolidando la recuperación de la actividad tras el impacto de la pandemia de Covid-19 en los primeros meses del año.
Las fábricas chinas atribuyeron esta mejoría al mayor crecimiento de los nuevos pedidos recibidos, así como a la recuperación de volúmenes perdidos durante los primeros meses de 2020 por el impacto de la pandemia.
Asimismo, aunque las ventas generales también se expandieron al ritmo más rápido en una década, lo que a menudo se relacionó con un repunte en la demanda de los clientes, los datos subyacentes sugieren que el repunte siguió siendo liderado por la demanda interna, ya que el crecimiento en nuevos pedidos de exportación no fue tan marcado como el observado para el total de nuevos pedidos.

China tardó en demasiado en diagnosticar según documentos filtrados 

China ofreció al mundo datos más optimistas de los que presentaba la pandemia de covid en sus inicios, tardó demasiado en diagnosticar a los pacientes confirmados y manejó la situación de forma caótica, asegura la cadena norteamericana CNN.
Estas son algunas de las conclusiones obtenidas por este medio tras analizar documentos internos de las autoridades sanitarias chinas; en total, 117 páginas procedentes del Centro Provincial de Control y Prevención de Enfermedades de Hubei.
Según esta investigación, China tardó un promedio de 23 días en diagnosticar a los pacientes confirmados y los errores en las pruebas significaron que la mayoría de los pacientes recibió resultados negativos hasta el 10 de enero.
Además, las primeras actuaciones sobre el coronavirus se vieron obstaculizadas por la falta de fondos y de personal y la compleja burocracia, que complicaron el sistema de alerta temprana de China, según las auditorías internas a las que ha tenido acceso la cadena.
La CNN asegura que se produjo asimismo un gran brote de influenza a principios de diciembre en la provincia de Hubei, que no fue revelado anteriormente.
“Es el 10 de febrero en Pekín y el presidente (chino) Xi Jinping, quien durante semanas no ha sido visto en público, se dirige al personal del hospital en la ciudad de Wuhan mientras luchan por contener la propagación de un nuevo coronavirus, aún sin nombre oficial”, asegura la cadena.
Xi “expresó sus condolencias a quienes murieron en el brote. Instó a una mayor comunicación pública, ya que en todo el mundo aumentaban las preocupaciones sobre la posible amenaza que representa la nueva enfermedad”, prosigue.
Ese mismo día, las autoridades chinas informaron de la existencia de 2.478 nuevos casos confirmados, lo que eleva el número total mundial a más de 40.000, y menos de 400 casos ocurren fuera de China continental.
Sin embargo, la CNN asegura que con esta investigación “puede revelar cómo los documentos oficiales que circularon internamente muestran que esto era solo una parte de la imagen”.
En un informe marcado como “documento interno confidencial”, las autoridades sanitarias de la provincia de Hubei, donde se detectó el virus por primera vez, enumeran un total de 5.918 nuevos casos detectados el 10 de febrero, más del doble de la cifra oficial de casos confirmados.
Este dato, mucho mayor de la cifra oficial, nunca se reveló por completo, ya que el sistema contable de China pareció, en el caos de las primeras semanas de la pandemia, restar importancia a la gravedad del brote, según se desprende de los documentos.
El Gobierno chino ha rechazado rotundamente acusaciones de Estados Unidos y de otros gobiernos occidentales de que ocultó deliberadamente información relacionada con el virus.
Según la CNN, aunque los documentos no ofrecen evidencias de un intento deliberado de ocultar los hallazgos, sí revelan numerosas inconsistencias sobre lo que las autoridades creían que estaba sucediendo y lo que se reveló públicamente.

China detecta coronavirus en envases de carne congelada 

China ha detectado restos de coronavirus en los envases de un lote de carne de ternera congelada argentina Ecocarnes, por lo ha suspendido durante una semana todas las importaciones de la compañía afectada.
La suspensión de las importaciones de productos refrigerados es una de las medidas adoptadas por Pekín para minimizar los riesgos de nuevos rebrotes del coronavirus SARS-CoV-2.
Hasta la fecha, según el diario estatal Global Times, se han detectado 42 positivos por coronavirus en paquetes de alimentos refrigerados que entraron a través de las aduanas chinas desde el pasado mes de julio.
Los datos publicados por el rotativo este lunes muestran que Ecuador y Argentina son los países con más casos de estos productos diagnosticados (7 y 4, respectivamente), una clasificación en la que también destaca Brasil, con 3.
Las autoridades sanitarias chinas concluyeron que el rebrote del pasado mes de octubre en la localidad oriental de Qingdao se debió en último término a que dos estibadores del importante puerto de la ciudad contrajeron el virus por contacto con empaquetados infectados el mes anterior.
Algunos recientes estudios de expertos chinos han afirmado también que el virus podría haber entrado al país a través de este tipo de productos.
Por su parte, el Global Times aseguró el pasado octubre que, hasta el 15 de septiembre, 24 provincias del país habían hecho casi 3 millones de análisis (entre ellos, 670.000 en alimentos y envases refrigerados) que solo habían arrojado 22 resultados positivos, todos ellos “con carga viral baja”, según el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de China.
Según los datos de la Comisión Nacional de Salud, en China murieron 4.634 personas de entre los 86.542 casos confirmados de nuevo coronavirus registrados desde el inicio de la pandemia.
Estos mismos datos indican que este lunes había en China 277 casos activos, 8 de ellos en estado grave.

Agencias / CMM

© Castilla-La Mancha Media 2021

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad