La Nava de Ricomalillo, parada obligatoria por sus rosquillas

Redacción CMM

La Nava de Ricomalillo (Toledo) es un pueblo de parada obligatoria, sobre todo por la calidad de sus dulces. Es una zona de paso muy concurrida en los trayectos que se realizan entre las comunidades autónomas de Extremadura y la nuestra, Castilla-La Mancha.

Entramos en el obrador de La Posada para conocer cómo elaboran uno de sus productos estrella: las rosquillas. Ángel lleva más de 15 años haciéndolas, y nos explica que el secreto está en sus ingredientes naturales: huevo, azúcar, aceite de oliva, zumo de naranja y harina.

Producen unas 22.000 rosquillas a la semana

Al terminar de hacer la masa, Ángel le asigna un número para que lleve un orden en la freidora. Las rosquillas son uno de los productos más demandados, y por eso llegan a producir semanalmente unas 22.000 unidades. La Posada abrió en 1991 y son trece personas trabajando. 

Un reportaje que hemos podido ver en el programa Ancha es Castilla-La Mancha, que nos acerca las tradiciones, la actualidad y la gastronomía de la región y que se emite de lunes a viernes, a las 20:55h en CMM.

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?