La Biblioteca de Castilla-La Mancha orgullosa de sus fieles lectores: los niños

Los pequeños lectores sacaron casi 14.000 libros con su carné infantil y disponen de 25.000 fondos para ellos

La Biblioteca de Castilla-La Mancha tiene un fiel lector: los niños sacaron 13.714 libros en 2017. Casi 200 niños acuden habitualmente a las actividades relacionadas con la lectura que organiza la Biblioteca de Castilla-La Mancha.

Una manera de unirse a la celebración del Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, que desde 1967 se conmemora cada 2 de abril, coincidiendo con la fecha del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, es ir a la biblioteca y preguntar.

La Biblioteca de Castilla-La Mancha cumplirá este próximo octubre su vigésimo aniversario. Ubicada en la última planta del Alcázar (Toledo), es la biblioteca más importante de España, exceptuando la Nacional, y presta especial cuidado al visitante de menor edad.

Su sala infantil está formada por 25.000 materiales, la gran mayoría libros (21.500), aunque también hay vídeos (2.300), CDs y juegos educativos de ordenador.

La importancia de los padres

La responsable del área infantil y juvenil de la Biblioteca, Vanesa López, ha explicado la importancia de los padres en los primeros años y ha agregado que aunque luego hay una edad “conflictiva” -cuando el niño es algo mayor y tiene que decidir ir a la biblioteca-, ya de joven “vuelve” a la biblioteca, ya sea como lector o como estudiante.

“Vemos a los niños que venían de pequeñitos y que luego vienen solos, con su carné. Es un poso que se va dejando y que queda, salvando algún bache por la edad”, ha declarado.

La biblioteca tiene varias actividades fijas para los primeros lectores (e incluso antes) en las que habitualmente se llena el número de plazas previstas. Hay dos grupos de bebeteca (0 a 3 años) que se reúnen dos veces por semana con una veintena de niños.

Los clubes de lectura han ido creciendo en demanda desde que se pusieron en marcha hace cuatro años y ya hay tres coordinadoras para nueve grupos, a los que acuden un centenar de niños desde primero de Primaria (cuando empiezan a leer) hasta los 14 años.

Colaboración con centros educativos

También hay clubes de lectura y bebeteca en verano, así como talleres e iniciativas para los centros educativos, como ‘A la biblio con mi cole’ y la opción del ‘carné de entidad’ que permite prestar al docente hasta 200 materiales durante más tiempo, de modo que puede trabajar con todo ello en el aula. Otro tipo de carné es el de ‘club de lectura’ que posibilita al colegio sacar un lote de libros del mismo título, de forma que no es necesario que los alumnos los compren para trabajar en clase.

En 2017, la Biblioteca de Castilla-La Mancha prestó más de 18.500 materiales (en su gran mayoría libros) de la sala infantil, y de estos 13.714 se prestaron con el carné infantil. Se observa en las cifras que el número de niñas que sacan préstamos es algo superior al de niños.

Entre los títulos más demandados están los cuentos de autoras como Susanna Isern y Anna Llenas entre los primeros lectores; las series de Gerónimo y Tea Stilton o La pandilla de la ardilla Radi hasta los 9 años, y un abanico que va desde Futbolísimos y los diarios de Greg o Nikki hasta el Club de las Zapatillas Rojas y clásico como Los cinco para los niños de 10 a 14 años.

La Biblioteca de Castilla-La Mancha tiene diferenciada la zona infantil y juvenil tanto en su página web como en las redes sociales.

EFE | CMM

© Castilla-La Mancha Media 2018

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad