Hong Kong, punto estratégico en la disputa comercial entre EE.UU. y China

Imagen de la noticia

Pasan los días, pero las revueltas no cesan en Hong Kong. Comenzaron como una forma de presionar al gobierno chino para evitar la entrada en vigor de una ley que permitiría extraditar a China a ciudadanos de la antigua colonia. Semanas después, esas protestas se han convertido en un grito por la libertad y los derechos civiles.

Y esta situación puede jugar un papel decisivo en las ya tensas relaciones comerciales entre Estados Unidos y China. La razón, por una parte, es el valor estratégico de este pequeño territorio, que tiene uno de los mayores puertos comerciales del planeta. Y, por otro lado, no hay que olvidar el estatus especial que a Hong Kong le concedió Estados Unidos, país que ahora mira con lupa todo lo que está ocurriendo.

“Un país, dos sistemas”

Cuando en 1997 el Reino Unido entregó a China la que había sido su colonia durante siglo y medio se hizo con la condición de que se garantizaran las libertades en este pequeño territorio. Un territorio que, gracias a su posición y su relativa independencia, se convirtió en uno de los puntos estratégicos, financieros y comerciales más importantes del mundo.

Una situación de la que salían especialmente beneficiadas dos grandes potencias comerciales: China y Estados Unidos. Para China, el beneficio llegaba de la mano de empresas extranjeras dispuestas a invertir en el país y que veían Hong Kong como base segura para sus operaciones.

En los últimos tiempos, además de ello y gracias a su estatus especial, el puerto de la antigua colonia ha sido medio perfecto para evitar los aranceles que Estados Unidos ha ido imponiendo a productos chinos, fundamentalmente tecnológicos.

Pero también Estados Unidos ha sabido obtener beneficio de ese estatus que, precisamente, concedió a Hong Kong. Gracias a una ley aprobada en 1992, se considera a este territorio una entidad no soberana. En términos comerciales, esto significa que no recibe el mismo tratamiento que China y que, de hecho, cuenta con ciertas prerrogativas siempre y cuando se mantengan las libertades establecidas allí. Una puerta siempre abierta al comercio con Asia, aunque con condicionantes.

¿Ganadores y perdedores?

Sin embargo, desde hace un tiempo, en Estados Unidos hay voces que reclaman la revisión de esas prerrogativas, especialmente tras las protestas que se están produciendo en Hong Kong. ¿Quién ganaría y perdería con esta decisión?

Si Estados Unidos revoca esos privilegios, China perdería una de sus bazas para sortear los aranceles estadounidenses. Y no hay que olvidar que el volumen de exportaciones del país asiático hacia Estados Unidos es mucho más importante que en dirección contraria.

Sin embargo, el país asiático parece dispuesto a sacrificarlas, en parte, para evitar que esas protestas sirvan de ejemplo y se extiendan a otros territorios del país o para que crezca un movimiento independentista dentro de Hong Kong.

Pero la gran perjudicada sería la excolonia británica, amenazada con perder su estatus especial, sus privilegios y sus libertades y, con ello, su posición privilegiada. Y de esa situación y la inseguridad que genera podrían aprovechar competidores directos como Singapur.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad