Juzgan a un hombre y su madre por estafar a una mujer con la que este fingía mantener una relación

La Audiencia Provincial juzga a un hombre de 23 años y su madre por, presuntamente, estafar más de 60.000 euros a una mujer de 46 años. El acusado fingía mantener una relación sentimental con la estafada.

Los hechos se remontan al año 2017, cuando el acusado con su madre de cómplice y “guiados por un ánimo de ilícito beneficio” engañó a la presunta víctima simulando mantener con ella una relación sentimental, dicta el escrito de acusación.

61.000 euros presuntamente estafados

Aprovechándose de esta relación, el presunto estafador comunicó a la víctima diversas circunstancias de necesidad económica. Así consiguió de ella que realizara varias operaciones y les entregase a él y su madre hasta un total de 60.938,96 euros. “Siempre con la promesa de devolución”, manifestándole estar enamorado de ella y tener un proyecto común, añade el escrito.

La Fiscalía considera estos hechos constitutivos de un delito de estafa agravada (al superar los 50.000€) y por el que ha pedido una pena de tres años de prisión para cada uno de los acusados. La acusación particular se ha adherido al escrito de calificaciones de la Fiscalía pero eleva sus peticiones de prisión hasta los seis años para cada uno de los acusados, considerando así que los acusados son merecedores de una pena larga porque es “repudiable” como se ha usado a su defendida “como marioneta o un animal sin sentimientos”.

Por su parte, ambas defensas han mantenido su petición de la libre absolución de ambos acusados.

El 31 de octubre de 2017 la mujer interpuso una denuncia por estos hechos, pero ante la petición del acusado y “en la creencia que continuaba su relación sentimental y ante la promesa del joven de que no podía vivir sin ella” retiró la denuncia. El acusado continuó con el mismo modo de proceder hasta que finalizó la relación en febrero de 2018.

Persona vulnerable

El escrito también señala que la perjudicada padece un trastorno de la conducta alimenticia, un trastorno adaptativo ansioso depresivo y un trastorno mixto de la personalidad con predominio de rasgos del cluster B, que si bien no incide en la capacidad de actuar, sí que conlleva cierta impulsividad en su manera de actuar que la convierte en una persona vulnerable.

Una circunstancia que, según la Fiscalía, fue aprovechada por el acusado para realizar su conducta delictiva, agravado con el hecho de que la perjudicada creía mantener una relación sentimental con el acusado.

El acusado niega la relación sentimental

El acusado ha negado que le hiciera creer que eran pareja y la cantidad que la presunta perjudicada reclama. Unos argumentos que han centrado su declaración en el juicio que se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Ciudad Real y que ha quedado visto para sentencia. Además, ha desvinculado a su madre como cómplice de un delito que tanto para la Fiscalía como para la acusación particular ha sido calificado como de estafa agravado por ser una cantidad superior a los 50.000 euros.

“Mi madre solo la vio una vez o dos y no sabía nada, ni estaba presente”, ha afirmado después de contar como se conocieron a finales de septiembre de 2017 en Urgencias del Hospital de Puertollano, mientras estaban él con su mujer y ella con su marido.

“No ha habido ningún vínculo ni sentimiento, ni le he hecho creer que éramos pareja. Éramos solo amigos”, ha asegurado en reiteradas ocasiones ante la Sala a la que ha explicado cómo la presunta perjudicada sabía que él tenía esposa e hijos.

Préstamo de 12.000 euros

Sobre el dinero reclamado, el acusado solo ha admitido un préstamo de 12.000 euros y que ella pidió un crédito para poder dárselo. “Le devolví parte, durante siete u ocho meses le fui dando 300 euros”, ha asegurado, a lo que ha añadido que nunca la denunciante le sacó una tarjeta a su nombre, ni que le pagara gasolina en estaciones de Servicio de Manzanares, lugar donde vive la familia del acusado.

También ha negado que supiera que la mujer vendiera joyas o pertenencias para entregarles nuevas cantidades o que le comprara un coche que el acusado puso finalmente a su nombre y menos que le pagara fianzas.

Ha aprovechado su turno a la última palabra para alegar que la presunta perjudicada tenia diversas adiciones y como ha sufrido varias “denuncias falsas” de quebrantamiento de la orden de alejamiento que tiene respecto a ella. “Tiene un alto nivel intelectual para hacer creer a una persona lo que ella quiera”, ha afirmado, añadiendo que ha estado varias veces detenido “por los puntazos que le dan”.

Testimonio de la madre

De su lado, la madre, también acusada, ha admitido que su hijo le presento a la denunciante como una amiga, que la vio en un par de ocasiones y que no sabía nada del préstamo de 12.000 euros hasta que la llamó un día para reclamárselo. “No tengo necesidad de pedir dinero, y cuando me llamó solicité un crédito para poder devolvérselo pero me lo denegaron”, ha afirmado en su declaración.

Ha negado igualmente que su hijo y la denunciante fueran pareja, “me la presentó como amiga”, ha indicado, para añadir que nunca ha estado en su casa de Manzanares.

“Confiaba porque estaba enamorada”, afirma la denunciante

La denunciante ha presentado una historia muy diferente. Ha corroborado la existencia de la relación sentimental y que él era consciente de las enfermedades que sufre ella y que es “una persona vulnerable”.

“Me engatusaba”, ha asegurado a la Sala explicando cómo el acusado le presentaba situaciones “muy críticas” de dinero. “Todo eran penas y catástrofes en su vida y decía que yo era la única que le quería y le podía ayudar”, ha añadido, para agregar que le llegó a decir que si no le daba el dinero iba ir a la cárcel. “Ahí empezaba mi sentimiento de culpa ya que me acusaba de que le echaba la negra”, ha concluido.

En varias ocasiones ha repetido que le dijo que iban a vivir juntos en Manzanares y que ella le entregó varias cantidades de dinero en efectivo, realizó compra-ventas, tarjetas de crédito e incluso que vendió joyas y pertenencias para entregarle a él el dinero conseguido. Todo hasta sumar los más de 60.000 euros que reclama.

“Confiaba porque estaba enamorada de él y creía que era mi pareja y si no te fías de tu pareja ¿de quién te vas a fiar?”, ha alegado como motivación para retirar la primera denuncia que interpuso en el mes de octubre de 2017.

Ruina económica

Ha asegurado que ella estaba separada y él le dijo que no estaba con nadie cuando se conocieron. “Sólo me dijo que se le habían muerto dos hijos”, ha indicado, añadiendo que la madre sabía todo, que fue presentada como su novia y que incluso durmió en varias ocasiones en casa de esta.

Sobre la situación en la que se ha quedado tras lo sucedido ha manifestado la ruina económica en la que se encuentra y que incluso ha tenido que recurrir a Cáritas, que la está ayudando con comida.

 

EUROPA PRESS|CMM

© Castilla-La Mancha Media 2020

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad