¿Qué es la trombosis venosa cerebral y qué síntomas tiene?

trombosis venosa cerebral

La trombosis venosa cerebral provoca un dolor de cabeza “que es especialmente intenso, que no se controla con la medicación analgésica habitual y que normalmente va acompañado con otros síntomas neurológicos: alteración de consciencia, alteraciones de la sensibilidad, de la fuerza o del lenguaje” explica a CMM el neurólogo Óscar Ayo, coordinador de la Unidad de Ictus del Servicio de Neurología del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete

La administración de la vacuna de AstraZeneca se ha paralizado 15 días en varios países de la Unión Europea, entre ellos España y en particular Castilla-La Mancha, hasta que se descarte la relación con la aparición de unos pocos casos de trombosis venosa cerebral ocurridos después de la recibir la inyección. Se desconoce si hay relación alguna entre ambos hechos, más allá de la  temporal. La Agencia Europea del Medicamento y la OMS están recabando más datos y el ministerio de Sanidad va a publicar hoy un protocolo para médicos y pacientes.

¿Cuándo actuar?

Ayo asegura que, en los pocos casos en los que los síntomas sean como los descritos, “conviene consultar en urgencias”, añade. El diagnóstico es complicado, pero el más habitual para los raros casos graves es “un TAC o una resonancia con contraste” para poder “ver la circulación venosa y si alguna estructura está obstruida”. En todo caso, “el riego de sufrirlo por haber recibido la vacuna de AstraZeneca es extremadamente bajo y parece que las personas que lo han sufrido tenían otras patologías, aunque está en estudio”.

¿Cómo se produce?

Mientras que las arterias son el circuito de ida de la sangre a los tejidos, las venas son el de vuelta, su regreso al corazón para ser oxigenada de nuevo. En sentido estricto, la trombosis venosa cerebral es un ictus. Pero, cuando se habla de ictus, se suele referir al bloqueo de las arterias, mientras que en una trombosis venosa cerebral, mucho menos frecuente, lo que se produce es el bloqueo de las venas. La sangre tiene una dificultad para transitar, se acumula y se producen daños en el tejido cerebral y, por ejemplo, hemorragias.

Cuando eso se produce, se genera un aumento de la presión dentro del cráneo por la retención de la sangre que no puede retornar al corazón, cuyo síntoma más característico es el dolor de cabeza, “un dolor de cabeza continuo que suele ir acompañado de otros síntomas como vómitos, alteraciones visuales, etc”, explica el neurólogo. “Además, se producen algunos trastornos neurológicos de movilidad de algunas partes del cuerpo, del habla, del nivel de consciencia. En los casos más graves, el paciente puede entrar en un coma”.

¿Es mortal?

Hay todo un espectro de gravedad de esta enfermedad. Desde pacientes que puede que lo hayan tenido y ni se hayan dado cuenta a otros en los que, si se han trombosado las estructuras principales, pueden sufrir un grave deterioro neurológico o, incluso, la muerte. “Afortunadamente, en más del 80% de los casos, la evolución es muy buena y sin secuelas. Si tomamos todos los casos de trombosis venosa, la mortalidad es aproximadamente del 5%”.

La secuelas son muy similares a las que se tienen con los ictus. Los más típicos: la pérdida de fuerza en alguna parte del cuerpo de forma definitiva, alteraciones de la sensibilidad o del lenguaje,  o cognitivas (memoria, cálculo).

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento consiste en eliminar primero las causas que puedan estar provocando la obstrucción, si se conocen. Luego se utilizan fármacos anticoagulantes, para facilitar la disolución del trombo lo antes posible y para evitar que se haga más grande y comprometa más estructuras. Previamente, hay que detectar si efectivamente hay trombos con un TAC con contraste.

¿Cuáles son las causas?

La trombosis venosa cerebral es una enfermedad poco común. No en todos los casos se conocen las causas. Los estudios arrojan que la alteración de la coagulación hereditaria es una de ellas. Hay algunos fármacos ginecológicos como los anticonceptivos orales que los pueden facilitar. Tóxicos como el tabaco y las drogas. Casi siempre es una combinación de ellos, explica Ayo. No suele ser producidos por vacunas, al menos hasta la fecha.

¿Cuál sería el mecanismo de relación posible con la vacuna?

Las autoridades sanitarias buscan ahora la respuesta a si hay relación alguna entre la vacunación y el puñado de casos de trombosis. Una posible causa sería la inflamación que suele estar ligada a los casos graves de la Covid-19 y podría derivarse de la simulación de la Covid que realiza la vacunación en el cuerpo. Cualquier inflamación dentro del cuerpo puede facilitar, aumentar un poco la probabilidad, de trombos. Además, sabemos que la Covid-19 afecta a la superficie del endotelio, los vasos sanguíneos. Quizá la vacunación podría simular estos efectos. “Seguramente dentro de poco tendremos respuesta. De momento son conjeturas”, subraya Ayo.

© Castilla-La Mancha Media 2021

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad