Google Maps pone en jaque a los nuevos radares

Federico Biestro Nieves

nuevos-radares

Los nuevos radares entraron en funcionamiento con la campaña de verano de la DGT. Desde hace ya un tiempo Google Maps permite a sus usuarios conocer la ubicación de los radares fijos y móviles, además de incorporar un velocímetro para la navegación. En el caso de los primeros, se trata de un servicio totalmente legal, ya que su ubicación es de dominio público a través de los portales de la Dirección General de Tráfico. En el caso de los segundos, el asunto es más complicado, porque revelar la ubicación de los radares móviles supone un delito.

Sobre las sanciones no hay una legislación sólida que lo regule. Según el artículo 11.6 del Código de Tráfico y Seguridad Vial, utilizar inhibidores de radares supone una multa de 6.000 euros. Por lo que en este caso, tratándose de un intento de evitar controles de velocidad, podría equipararse el castigo a un tipo de infracción parecido. Controlar su uso resulta casi imposible, ya que la mayoría de avisos son anónimos. Sería necesaria una revisión de la ley que se adapte a las nuevas tecnologías.

Una herramienta que busca una conducción “con cautela”

Nos hemos puesto en contacto con Google y desde la empresa aseguran que es un servicio prestado por los propios usuarios y la compañía no reporta de la presencia de los radares. También permite advertir a los conductores de incidencias en la carretera y de la presencia de cámaras de seguridad permanentes. Afirman que la seguridad fue una prioridad a la hora de desarrollar esta funcionalidad y que han notado que los usuarios conducen con más cautela desde que utilizan su aplicación. Sobre la ilegalidad de reportar radares móviles no se han pronunciado.

El departamento de prensa de la DGT ha declarado que desconocen el tema, pero que en caso de que se descubriese que Google comete alguna irregularidad se evaluarían las medidas pertinentes. Aunque por el momento, aseguran que no hay ninguna investigación concreta en curso.

Un nuevo método para esquivar radares

Avisar sobre la ubicación de los radares existe desde su implantación. De forma analógica, su origen está en el clásico gesto de “dar las luces” al conductor que viene de frente, prohibido por el artículo 100 del Reglamento General de Circulación. Con la era digital, otras formas han ido incursionando para que los conductores tengan todo al alcance de su móvil.

Existen desde aplicaciones, hasta plantillas de Google Maps o los grupos de Whatsapp y Telegram, que han cobrado fuerza. De esta forma los usuarios se advierten entre ellos de la presencia de controles, aunque se trata de un método no oficial y no avalado por la DGT, por lo tanto pueden incluir información errónea o que no deba ser de dominio público.

Estos métodos pueden resultar peligrosos. El uso del móvil es la mayor causa de distracción al volante,  según estudios de la DGT. También advierten de que han causado casi el 30% de accidentes en carretera en último año. Además, el uso del teléfono móvil al volante supone sanciones económicas de 200 euros y la retirada de tres puntos del carné de conducir.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad