El SARS-CoV-2 tiene origen animal y se originó en diciembre de 2019 en Wuhan, según la OMS

Imagen de la noticia

El equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) destinado en China para investigar los orígenes del coronavirus ha concluido que el SARS-CoV-2 es de origen animal y que “no hay evidencia” de que hubiera transmisión antes de su detección en diciembre de 2019 en Wuhan.

Investigadores de la OMS llevan cuatro semanas en Wuhan para hallar el origen del coronavirus . Durante una rueda de prensa celebrada esta mañana, y en la que han estado acompañados de colegas chinos, han comunicado las primeras conclusiones de su estudio sobre el terreno.

El jefe de la misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Peter Ben Embarek, ha asegurado que, tras su investigación sobre los orígenes del virus en Wuhan, todo continúa señalando a que el SARS-CoV-2 procede de los murciélagos.

“Todo el trabajo que se ha hecho para identificar su origen continúa señalando a una reserva de este virus o de un virus similar en poblaciones de murciélagos”, afirmó el experto en zoonosis danés sobre los resultados de la misión.

Ben Embarek destacó dos hipótesis como las más probables para su transmisión al ser humano: a través de un huésped animal intermedio o por medio de algún alimento congelado de la cadena de frío.

Embarek consideró “extremadamente improbable” que este pudiera surgir de un incidente relacionado con un laboratorio.
“Es extremadamente improbable para explicar la introducción del virus en el ser humano”, aseguró el experto en zoonosis danés, por lo que estimó que esta hipótesis “no debe implicar estudios futuros sobre el origen del virus”.

 

© Castilla-La Mancha Media 2021

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad