40 años de Constitución, 40 hitos: la hipoteca del trasvase

David Centellas Navas

[Este reportaje forma parte del especial de 40 reportajes sobre cómo ha afectado la democracia y la Constitución a Castilla-La Mancha en estos 40 años]

Poco le quedaba en 1979 a los embalses de Entrepeñas y Buendía para seguir siendo esa gigantesca mancha azul conocida por los turistas como Mar de Castilla. La construcción del canal había terminado.

“Pero en ningún momento se pensaba que pudieran llegar a llevarse tanta agua como para dejarlo en algunos momentos vacíos. Después del memorándum es una tarifa plana, es enviar agua si o si por ley”. afirma Francisco Pérez Torrecilla, de la Asociación Pueblos Ribereños.

Al comienzo de la Transición los pueblos ribereños apenas celebraron un puñado de protestas por el primer viaje forzado hacia tierras del Levante. “Son las primeras aguas que se llevan de forma experimental para probar realmente la infraestructura que se acababa de hacer” asegura Alejandro Cano de la Plataforma del Tajo.

Unas pruebas que enviaron a la cuenca del Segura 100 hectómetros cúbicos de agua. Los diputados manchegos se resisten pero no hay marcha atrás: 286 kilómetros es el trayecto del canal.

“En Toledo llegó incluso la corporación municipal en pleno a encerrarse en el ayuntamiento durante varios días” recuerda Alejandro Cano. Del río más largo de la península apenas queda el cauce. “Que acabaría realmente por desecar la cuenca, por desecar el Tajo y por dejar el Tajo en lo que hoy vemos, una alcantarilla” subraya Alejandro Cano.

“Tenemos perdido el 50% de las plazas que teníamos y hemos perdido la mitad de la población” se lamenta Francisco Pérez Torrecilla de la Asociación de Pueblos Ribereños.

El Tajo se seca en 2006. Río abajo: nace lo que luego será el espíritu de Talavera. “Barrer todas esas diferencias y poner a todo el mundo de acuerdo. La gente quería estar en la calle  y quería decir que quería recuperar su río” recuerda Miguel Ángel Sánchez de la pataforma del Tajo y el Alberche. La manifestación consigue reunir en 2009 a más de 40.000 personas. “Se le daba una vida útil de 50 años y el trasvase como una central nuclear le está llegando su fin” afirma Miguel Ángel Sánchez, de la plataforma del Tajo y el Alberche. El trasvase sigue pero, dicen, ya nada es igual.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad