Afectados por el cierre de iDental se manifiestan en Albacete

Sara Santos Beato

Un centenar de afectados por el cierre de la clínica de iDental de Albacete se manifestaban ayer por la tarde por las calles de la ciudad para reclamar a las administraciones que actúen y no dejen desasistidas a las miles de familias víctimas de la "estafa" que investiga la Audiencia Nacional.

También han exigido a la Consejería de Sanidad que tome medidas para que los afectados de la provincia de Albacete puedan terminar sus tratamientos dentales lo más pronto posible.

La manifestación partía de la avenida de España y tras recorrer el centro de Albacete concluía en la plaza de la Catedral, junto al Ayuntamiento, donde se ha leía un manifiesto con las reclamaciones del colectivo, en concreto la plataforma Afialba (Afectados de iDental Albacete) que reúne a unas 800 familias.

Pilar Torres, miembro de la asociación, ha señalado a los periodistas que el número de personas que tenían tratamiento en la clínica de Albacete es mayor de lo que se pensaba, ya que se han presentado 1.500 demandas a la Delegación de Consumo. Además, hay hogares donde puede haber más de un afectado.

Torres ha dicho que cuatro meses después del cierre de iDental "no hay casi nadie que tenga tratamientos· para terminar los trabajos dejados a medias, algo que es un asunto "fastidiado porque las financieras no terminan de responder como la ley les obliga".

La portavoz de Afialba se ha referido al trabajo hecho en toda España para mantener encuentros con representantes políticos, y ha dicho que han mantenido reuniones en el Congreso, en el Senado, y este próximo lunes en la Junta de Comunidades, donde esperan resultados "porque realmente son ellos los que tienen la solución en las manos".

Torres ha destacado que reclaman al Gobierno regional y a la Consejería de Sanidad soluciones "para que la gente pueda arreglarse la boca" y ha apuntado que esto "es lo más importante porque hay gente con verdaderas carnicerías en la boca, y esa gente no puede esperar".

En este sentido, ha explicado que aunque la presunta estafa se investiga en la Audiencia Nacional no pueden esperar cinco o seis años a que se resuelva: "primero hay que arreglar las bocas, y luego quien tenga que buscar culpables y responsables que los busque", ha manifestado.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?