Un año de la ley de la eutanasia con ocho solicitudes en Castilla-La Mancha

La aplicación de la eutanasia en Aragón, este domingo en 'Objetivo'.
CARTV
(Foto de ARCHIVO)
24/7/2021

Derecho a Morir Dignamente exige a todas las CCAA que tomen medidas para ejercer la eutanasia con "normalidad"

Susana Palomo Gómez

Castilla- La Mancha ha recibido ocho solicitudes para acogerse a la eutanasia en el primer año de la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia (LORE). Cuatro recibieron la asistencia solicitada como ha adelantado Radio Castilla-La Mancha.

La norma, que cumple su primer aniversario, recoge el derecho a solicitar ayuda para morir en caso de enfermedad grave e incurable o padecimiento grave crónico e imposibilitante, que provoquen un sufrimiento constante e intolerable.

Fátima, el primer caso en Castilla-La Mancha

En nuestra región, Carmen Fátima García Castejón, cuya historia conocimos en Castilla-La Mancha Media,  fue la primero persona en la región en recibir esta asistencia. Con una enfermedad degenerativa de nacimiento, falleció en enero en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca tal y como ella había solicitado.

El testimonio, emitido en un programa especial de En Profundidad:

180 eutanasias en España y 68 trasplantes

En España, en torno a 180 personas se han acogido a la eutanasia. De ellas, 22 han donado sus órganos. Se ha permitido realizar 68 trasplantes, tal y como ha informado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, durante el acto conmemorativo '1 año de la Ley de la Eutanasia'.

"Son 180 personas a las que hemos ayudado a morir de manera digna", ha asegurado Darias.

"Celebramos que disponemos de una nueva prestación sanitaria en el Sistema Nacional de Salud que permite acceder con más garantías a uno de los bienes más valiosos de la condición humana", ha dicho Darias.

Formación de profesionales y una comisión en Castilla-La Mancha

En Castilla-La Mancha, en torno a 700 profesionales han recibido formación para la aplicación de esta ley, los procedimientos, protocolos de actuación y manual de buenas prácticas de la ayuda a morir. La mayoría han sido profesionales del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, aunque también han participado profesionales del ámbito sociosanitario.

Para la aplicación de esta norma, en Castilla-La Mancha se ha creado de la Comisión de Garantía y Evaluación de Castilla-La Mancha, integrada por diez personas con diferentes perfiles con el fin de otorgar a este órgano una visión multidisciplinar ante la dificultad en la toma de decisiones.

"Son 180 personas a las que hemos ayudado a morir de manera digna", ha aseverado la ministra de Sanidad, para celebrar el aniversario de la entrada en vigor de esta norma que ha permitido "dignificar" la sociedad española. "Celebramos que disponemos de una nueva prestación sanitaria en el Sistema Nacional de Salud que permite acceder con más garantías a uno de los bienes más valiosos de la condición humana", ha dicho.

Diferencias entre territorios

Derecho a Morir Dignamente (DMD) ha hecho balance de este primer año de la LORE. Ha reprochado las diferencias territoriales que hay.

"A lo largo de este año hemos escuchado muchos casos de personas agradecidas por poder adelantar su muerte y no tener que vivir en circunstancias que no deseaban. Contar con este derecho aporta mucha tranquilidad", ha explicado el presidente federal de DMD, Javier Velasco.

Durante este año, la organización ha recibido cientos de consultas sobre la nueva ley y ha asesorado a muchas personas para tramitar su solicitud. A la espera del informe anual del Ministerio de Sanidad, los datos recabados por la asociación muestran que la ley se está desarrollando a "diferentes velocidades" y "con demasiados obstáculos" en algunas comunidades.

Entre las comunidades donde mejor funciona la eutanasia están Cataluña, Navarra y País Vasco. Las tres comparten elementos comunes: empezaron a trabajar pronto la implementación de la ley, han formado a muchos profesionales, revisan a menudo sus procedimientos, han designado personas de referencia para asesorar a los profesionales sanitarios que tienen dudas y, además, sus Comisiones de Garantía y Evaluación (CGE) no solo autorizan o rechazan peticiones de ayuda para morir, sino que ejercen de organismo de consulta.

En el "otro extremo" destacan Madrid y Andalucía. Fueron las últimas en crear su CGE (se retrasaron hasta octubre y noviembre, respectivamente), un organismo imprescindible para tramitar eutanasias, privando durante meses a su ciudadanía de este derecho. Ambas comunidades, a juicio de DMD, deben desarrollar el modelo de referentes para apoyar a los profesionales, formar a más sanitarios e impulsar los protocolos en Atención Primaria, hospitalaria, residencias y sanidad privada que están dando buenos resultados en otras autonomías.

Según los testimonios de los profesionales que han participado en eutanasias durante este primer año, hacerlo es una experiencia intensa pero muy gratificante. Ayudar a morir bien siempre ha sido uno de los pilares de las profesiones sanitarias.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?