Castilla-La Mancha aprueba la primera estrategia de España contra el despoblamiento

Page aborda la despoblación junto a presidentes de Aragón y Castilla y León

Daniel Urda Banegas

El Consejo de Gobierno ha aprobado la primera estrategia para luchar contra el despoblamiento de toda España que emana de la ley contra la despoblación que vio la luz por unanimidad en las Cortes y entró en vigor el pasado 1 de junio.

"Es una estrategia innovadora", que la portavoz del Gobierno castellanomanchego, Blanca Fernández, espera que sirva de ejemplo para el resto de la España rural que tiene los mismos problemas que Castilla-La Mancha.

Se ha diseñado para los próximos 10 años como un instrumento "vivo" en constante evaluación con cuatro ejes esenciales en el desarrollo de la misma:

  1. La garantía de acceso a los servicios públicos tanto en materia social, como educativa como sanitaria
  2. El impulso extraordinario en estas zonas a la actividad económica y al emprendimiento
  3. La cohesión territorial
  4. La igualdad de oportunidades con el objetivo de fijar población en el medio rural.

El objetivo, ha explicado Fernández, no es "obligar" a la gente a quedarse a vivir en su pueblo, sino que aquellas personas que libremente quieran quedarse a vivir en su pueblo lo puedan hacer y lo hagan "con garantías y oportunidades" para encontrar una vida digna con empleo y servicios públicos de calidad.

Esta estrategia será revisada cada cuatro años, pero tiene un instrumento participativo que, a juicio de la portavoz gubernamental, es "muy útil" y que se constituyó el pasado 10 de diciembre, que es el Consejo Regional de Despoblación.

De lo que se trata con esta estrategia, ha apuntado Blanca Fernández, es de tener "una hoja de ruta" para los próximos 10 años pero "lo suficientemente flexible" como para que se adapte a las necesidades de cada momento.

Medidas contra el despoblamiento en las zonas rurales de Castilla-La Mancha

Blanca Fernández ha puesto algunos ejemplos de acciones que contienen esta estrategia, algunas de las cuales ya se están desarrollando.

En materia sanitaria se quiere apostar por la telemedicina, que, según ha abundado, no se trata de que te atiendan por teléfono en la Atención Primaria, sino de poder compartir telemáticamente diagnósticos con los especialistas a través de los propios sistemas de Atención Primaria cada día más entrenados para ello. También ha hablado de la posibilidad de establecer un sistema de entrega domiciliaria de medicamentos o el seguimiento generalizado de las personas con patologías crónicas que viven en el medio rural.

En materia educativa, ha incidido la portavoz del Gobierno regional, se contempla la garantía de abrir una escuela en el medio rural a partir de 4 alumnos y alumnas, así como apostar por el programa Carmenta, un programa de digitalización de las aulas.

En materia de servicios sociales, algunos de los elementos que se contemplan y que ya se están desarrollando son los equipos de apoyo provinciales para favorecer la atención domiciliaria, especialmente a las personas más vulnerables; la comida a domicilio, el plan de telecuidados o la teleasistencia que el Gobierno quiere que sea universal para las personas mayores de 70 años que así lo demanden.

En materia de economía y empleo se destacan la puesta en marcha de proyectos que pongan en valor los recursos naturales y su aprovechamiento sostenible, la diversificación económica a través del turismo, las ayudas al comercio minorista que está implantado en el medio rural, las ayudas a las entidades locales y medidas de conciliación y de teletrabajo para facilitar que la gente joven se pueda quedar en su pueblo.

Se aprueban 10 millones para financiar proyectos en zonas despobladas

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha también ha aprobado destinar 10 millones de euros a apoyar la financiación de proyectos empresariales en zonas escasamente pobladas o en riesgo de despoblación. Esta línea de financiación es la primera medida concreta de la Estrategia Regional contra la Depoblación.

Y como primera medida de esta estrategia, el Consejo de Gobierno ha acordado poner en marcha esta línea de financiación a proyectos empresariales dotada con 10 millones de euros, a través del Instituto de Finanzas, de la Sociedad para el Desarrollo Industrial de Castilla-La Mancha, S.A (Sodicaman) y de la sociedad de garantía recíproca Aval Castilla-La Mancha.

Fernández ha explicado que se trata de poner encima de la mesa, al servicio del tejido productivo del medio rural, instrumentos que apoyen la financiación, que sean accesibles y económicos, y que garanticen que se puede invertir en el medio rural. No solo a través de ayudas y apoyo a la inversión como ya se está haciendo, sino también que se garantice financiar proyectos con instrumentos "flexibles, seguros y garantistas".

Con este fin, el Gobierno regional ha diseñado varios instrumentos que son complementarios entre sí y con otro tipo de financiación que se pueda obtener por vía privada o por vía pública, y que van a llevar la denominación común de 'Reto D' (en referencia al reto demográfico).

EFE

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?