CIUDAD REAL

La realidad virtual y aumentada permite ver el parque arqueológico de Alarcos tal y como era

La tecnología permite viajar varios siglos en la historia y explorar la necrópolis íbera desde la Edad del Bronce hasta la Edad Media

parque arqueológico de Alarcos

Parque arqueológico de AlarcosJCCM

Daniel Urda Banegas

Desde hoy ya es posible conocer cómo era el Parque Arqueológico de Alarcos, en Ciudad Real, en su época de mayor esplendor. 

Tan solo hay que ponerse unas gafas de realidad virtual para viajar varios siglos en la historia y explorar el complejo desde la Edad del Bronce hasta la Edad Media. 

Además, a través de la realidad aumentada y con sus propios dispositivos móviles podrán ver su castillo o su muralla tal y como estaban entonces. 

Un proyecto, que la Junta de Comunidades ya ha puesto en marcha en Carranque y Segóbriga, y que llegará a todos los parques arqueológicos de la región antes de que termine el año.

La necrópolis se musealizará

Además, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha anunciado que va a musealizar esta necrópolis íbera.

El Gobierno regional ha llegado a un acuerdo con los propietarios de la finca "Villadiego", para la cesión de los terrenos donde está ubicada la necrópolis.

Fruto de este acuerdo, será posible su musealización y su puesta en valor, gracias a una inversión de 150.000 euros.

Descubrimientos en Alarcos

El pasado verano se encontró una tumba con restos óseos humanos, en una nueva campaña de excavaciones en esta necrópolis íbera, la tercera localizada en este singular entorno y la más importante por sus dimensiones y por encontrarse en un estado de conservación óptimo.

Esta tumba es la primera que se ha hallado en necrópolis ibéricas que datan de la Edad de Hierro (siglos VI al I antes de Cristo).

La singularidad de este hallazgo radica en la posibilidad de analizar estos huesos a través de su ADN y así poder conocer datos concretos sobre la edad de los individuos, el sexo, la procedencia e incluso posibles paleopatologías.

Esta circunstancia era algo que hasta ahora no se había podido hacer en una necrópolis íbera, ya que tradicionalmente este pueblo enterraba los restos de sus fallecidos después de quemarlos, de ahí que no se hubieran encontrado huesos en ninguna tumba hasta ahora. 

EFE

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?